INICIO

Bases para participar en el XIII Premio Provincial de Artes Visuales.

Ponemos a disposición de los artistas de la Provincia del Maipo las bases del único y más importante concurso de artes de la zona.

El Concurso Provincial de Artes Visuales de la Municipalidad de San Bernardo se realiza con el fin de realzar, premiar y reconocer la labor creativa e intimista de los artistas de la provincia de Maipo. La creación de este concurso es relevante ya que se ha transformado en el único del país que destaca la creación en estas disciplinas: pintura, escultura y fotografía.

Como recordarán en ediciones pasadas varios ganadores han sido paininos.
Adherimos entonces a la invitación y les deseamos mucha suerte.

Bases XIII Premio Provincial de Artes Visuales

San Bernardo 2023

I.- ANTECEDENTES

La Ilustre Municipalidad de San Bernardo, a través de su Departamento de Cultura y Turismo, convoca al XIII PREMIO PROVINCIAL DE ARTES VISUALES que involucra las comunas de: San Bernardo, Calera de Tango, Buin y Paine con el objeto de reconocer la trayectoria de artistas y creadores que cultivan y participan su arte a la comunidad, en ésta, la XIII versión, año 2023, las disciplinas son las siguientes: Pintura, Escultura y Fotografía.

II.- CONCURSANTES

Podrán participar artistas visuales chilenos y extranjeros mayores de 18 años que tengan residencia en las comunas de la provincia del Maipo.

No podrán participar las y los funcionarios municipales de la Municipalidad de la comuna de San Bernardo o que estén vinculados laboralmente ya sean de planta, contrata u honorario. Las obras para el XIII Premio Provincial de Artes Visuales deberán ser originales y no haber sido expuestas ni haber concursado en otros certámenes similares. Esta condición debe ser respaldada con una declaración jurada simple, presentada por el participante.

Se podrá postular con una única obra. –

III.- POSTULACIONES

Podrán postular con una obra por autor deben ser originales, que no han sido expuestas ni haber concursado en otros certámenes similares y respaldados por:

a) una declaración jurada simple

b) breve texto descriptivo de la obra.

c) breve reseña de su trayectoria como artista visual.

La no presentación de dichos certificados se declarará inadmisible a la obra.

IV.- RECEPCIÓN DE OBRAS

Las obras serán recibidas en el Departamento de Cultura y Turismo de la Ilustre Municipalidad de San Bernardo, ubicado en Avenida América, N° 504, San Bernardo. Horario: lunes a viernes de 09:00 a 14:00 (días hábiles) y 15:00 a 17:00 horas. Las obras participantes deberán ser acompañadas de un sobre donde deberá indicarse: En la parte exterior del sobre, el nombre de la obra y en la parte interior, debidamente cerrado, el nombre completo del autor o autora de la obra, domicilio, correo electrónico, teléfono, breve reseña del artista (máximo 10 líneas), certificado que acredite que el autor vive, trabaja o estudia en la Provincia del Maipo. Breve reseña de la obra, dicha acreditación podrá realizarse mediante un certificado de residencia original, certificado de trabajo o certificado de estudios.

Nota: Las OBRAS BIDIMENSIONALES deben llevar el título de la obra y número de comprobante de recepción de la obra en su reverso, el no cumplimiento de este requisito es causal de inadmisible.

En el caso de la OBRA TRIDIMENSIONAL debe llevar el nombre de la obra y número de comprobante de recepción de la obra debajo de la base el no cumplimiento de este requisito es causal de inadmisible.

Las obras Galardonadas pasarán a formar parte del patrimonio de la Casa de la Cultura de San Bernardo.

Las obras que no sean premiadas deberán ser retiradas en el lugar de recepción (Casa de la Cultura) dentro del plazo de 30 días, después de dirimir el resultado. Pasado ese plazo, el Departamento de Cultura y Turismo de la Ilustre Municipalidad de San Bernardo, no se hará responsable de las obras.

V.-DISCIPLINAS

Pintura
Escultura
Fotografía

Pintura.
Formato: Desde 40 x 45 cm hasta 1 m x 1 m, en cualquier soporte y preparados para ser expuestos. Con el nombre de la obra y número de comprobante de recepción de la obra al reverso. Técnicas: Óleo, mixta, acuarela, pastel, aguadas de tinta, dibujos. Estas últimas 4, debidamente enmarcadas con vidrio. Con el nombre de la obra y número de comprobante de recepción de la obra.

Escultura.
Dimensiones: Desde 30×30 x30 cm hasta 1m x 1m x 1m aproximado. Materiales definitivos: Madera, metal, piedra, acero o mixto, con sus debidos soportes o plintos. Nombre de la obra y número de comprobante de recepción de la obra debajo de la base.

Fotografía.
Dimensiones: minimo30x45 cm en papel brillante o mate (enmarcadas para ser expuestas) Técnica: Digital _ análoga, más respaldo digital en JPG y nombre de la obra y número de comprobante de recepción de la obra.

VI.- CALENDARIO DEL CONCURSO

Entrega de bases: desde el 1° de junio hasta el 28 de julio 2023

Recepción de obras: desde el de 1° agosto al 15 de septiembre 2023

Determinación de galardonados: miércoles 4 de octubre de 2023

Publicación de galardonados: martes 10 de octubre de 2023

Premiación: miércoles 25 de octubre 2023 a las 18 horas en Casa de la Cultura de San Bernardo.

VII.- DEL JURADO

El jurado estará compuesto por:

– El alcalde de la Comuna, que lo presidirá. (El alcalde podrá designar un representante en su lugar del Honorable Concejo.)

-Dos artistas pertenecientes a la Apech (Asociación de Pintores y Escultores de Chile) que dicha asociación designará e invitados por el Departamento de Cultura. –

-Una o un Concejal, miembro de la Comisión de Cultura, propuesto por el Honorable Concejo Municipal.

-Un esteta o profesor universitario, nombrado por invitación del Encargado del Departamento de Cultura y Turismo de la I. Municipalidad de San Bernardo. Toda la Ceremonia de Jura contará con la presencia del Sr Secretario Municipal en su labor específica.

El jurado cumplirá su cometido día 04 del mes de Octubre para lo siguiente:

a) Celebrar su sesión constitutiva y revisión de obras.
b) Para discernir los Galardonados con el Premio Provincial de Artes Visuales 2023.
c) En caso de empate dirime el Profesor Universitario o Esteta.

VIII.- SOBRE LA PREMIACIÓN

La premiación será el día: 25 de octubre de 2023 El Premio Provincial de Artes Visuales otorgará premios en cada una de las disciplinas establecidas y las o los ganadores serán acreedores a los siguientes estímulos.

a) Primer lugar, 20 UTM, vigente al mes de Octubre de 2023 más diploma.

b) Segundo lugar, 10 UTM, vigente al mes de Octubre de 2023 más diploma.

c) Tercer lugar, 5 UTM, vigente al mes de Octubre de 2023 más diploma.

Jurado podrá declarar premios desiertos si el nivel de las obras no es acorde a la búsqueda de excelencia del concurso. También podrá declarar lugares desiertos si se presentaran menos de 3 obras. Además de otorgar menciones honrosas que se acreditarán solo con un diploma.

Los resultados del concurso se darán a conocer en Pag Web de San Bernardo e Instagram @culturasanbernardo en los medios de comunicación y difusión propios del municipio u otras entidades de la comuna.

Por el solo hecho de participar en el certamen, los concursantes dan por aceptadas las presentes bases del XIII Concurso Premio Provincial de Artes Visuales, organizado por el Departamento de Cultura y Turismo de la Ilustre Municipalidad de San Bernardo.

San Bernardo, 2023

TRAS LA HUELLA DE CHILE: Música tradicional chilena en el Concierto Dominical de julio.

Oscar Catalán, Camilo Leiva y Fabián Vera en el escenario painino.

Guitarra, rabel, charratela, arpín y acordeón fueron los instrumentos que acompañaron a Camilo Leiva en su representación de música tradicional chilena enseñada por antiguos cantantes, en el Concierto Dominical de julio.
«Tras la huella de Chile» se llama este trabajo presentado por quien, además de ser músico, es antropólogo.
En palabras del maestro Osvaldo Cádiz, «Tras la huella de Chile es un viaje sensorial y musical, que nos lleva por paisajes y atmósferas, y por sobre todo al sentir de aquellos que generosamente enseñaron estos temas, tanto líricos como acompañantes de danzas.
Serán tres muchachos, tres músicos plenos de talento y compromiso con lo que es el verdadero rostro de un Chile del ayer, presente en el hoy, que nos permitirá maravillarnos y, en muchos casos, descubrir el ser de cada uno de nosotros.
Iniciemos, entonces, este caminar por nuestro país a través de su música de tradición oral que sí dejará su huella en cada uno de nuestros sentidos.»

Como tuvimos el gusto de contar con el maestro Osvaldo Cádiz entre el público, aprovechamos de pedirle una breve entrevista, que reproducimos a continuación.

El maestro Osvaldo Cádiz entrevistado por Rodolfo Silva, de la CCNH Paine.

Parlamento de Arte y Cultura: Carlos Iturra, escritor chileno.

En el quinto escalón, de izquierda a derecha: Nicanor Parra, José Donoso, Jorge Teillier, Enrique Lafourcade, Pablo Huneeus, Virginia Cox y Carlos Iturra; en el cuarto escalón: Enrique Campos Menéndez; en el segundo escalón, y también de izquierda a derecha: Enrique Gómez-Correa, Francisco Coloane, José Luis Rosasco y Roque Esteban Scarpa. 1995. (Foto de Ilonka Csillag).

Continuando con el ciclo de entrevistas que ofrece «Parlamento de Arte y Cultura», en esta oportunidad la Corporación Cultural Nuevo Horizonte presenta la conversación sostenida con el escritor chileno Carlos Iturra.
Iturra nos habla de literatura, de sus maestro de escritura y de varios otros asuntos relacionados con la cultura en general, pasando por la política, la homosexualidad, el significado de Dios, el valor de la cultura occidental, etc.
Se trata de una amena conversación que tuvimos el privilegio de registrar, especialmente porque Iturra es considerado una de las mentes más brillantes y destacas de la actualidad.

Dúo Ecolecuá en el Concierto Dominical de junio de 2023

El Concierto Dominical de junio presentó al Dúo Ecolecuá, conformado por Felipe López, en Clarinete, y Rael Valencia, en Guitarra de siete cuerdas.
Con un amplio dominio instrumental, el Dúo Ecolecuá recopila e interpreta con una base académica música de distintos estilos y épocas, ofreciendo la oportunidad de que la audiencia recree el significado de esa música en su propia vida.
Tangos, boleros, bandas sonoras de cine, obertura de ópera complacieron profundamente al público painino que llegó a la sala.

Libertango, Astor Piazzolla, DÚO ECOLECUÁ

El Dúo Ecolecuá es un proyecto musical formado a finales del 2020, con Felipe López en el clarinete y Rael Valencia en la guitarra acústica.

Surge de la necesidad de generar un punto de encuentro entre la música clásica y la popular, logrando una fusión muy interesante de géneros y estilos musicales. Está versatilidad se manifiesta en arreglos que van desde valses, tangos y boleros, hasta las grandiosas oberturas de ópera y música para ballet de Tchaikovsky, además de abordar el jazz y la improvisación.

Garota de Ipanema, Tom Jobim, DÚO ECOLECUÁ

El repertorio escogido tiene como fin el lugar común, aquellas melodías popularizadas por el cine o la televisión en las que muchas veces se pierde el rastro del autor, convirtiéndose en melodías populares. Estas melodías son las que el «Dúo Ecolecúa» recopila e interpreta, destacando el uso de la guitarra de siete cuerdas como una ampliación de la guitarra clásica española, ofreciendo un registro más amplio en lo que respecta a frecuencias graves, logrando así un mayor acercamiento a las composiciones orquestales. Esto se complementa a la perfección con el registro y los colores que ofrece el clarinete, pudiendo interpretar melodías expresivas y pasajes virtuosos.

El Choclo, Ángel Villoldo, DÚO ECOLECUÁ

Con su fusión de repertorios, este dúo se destaca como una propuesta innovadora y refrescante en el mundo de la música clásica, pero también responde a una búsqueda de nuevos espacios de difusión artística.

Nortinohuay, Simón González, DÚO ECOLECUÁ
El Concierto Dominical en Paine es producido desde el año 2016 por la Corporación Cultural Nuevo Horizonte con la colaboración del Centro Cultural de Paine.
(Paine, Chile)

Dos décadas de Orquestas Sinfónicas Juveniles

Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte de Paine en su primer concierto (27 de noviembre de 2003)

Luego de veintidós años de trabajo, nadie duda de la revolución social que provocó la puesta en marcha de la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile, más conocida como FOJI, y su rol de apoyo a orquestas sinfónicas juveniles independientes del más variado tipo.

Partió actuando a tientas, apoyada en los esfuerzos de un grupo de músicos con vocación, convencidos del valor de la música sinfónica, teniendo a la vista el exitoso modelo venezolano, que en ese país fue llamado El Sistema. El Sistema, curiosamente, fue creado por iniciativa de tres músicos chilenos que dejaron el país poco después de 1973. Uno de ellos fue el maestro Sergio Miranda Asenjo, que luego de un par de décadas, dejó su condición de prócer venezolano de la música y volvió a Chile para continuar formando orquestas. Lo vimos en Paine, con sus más de 80 años, en el Concierto Dominical, dirigiendo con vitalidad su Orquesta Monseñor Romero y Coro Católico de Chile, en marzo de 2022.

Concierto de Fin de Año 2019. Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte de Paine

El mismo espíritu pionero, de adelantado, fue el que impulsó a la Corporación Cultural Nuevo Horizonte a formar su propia Orquesta Juvenil, que en noviembre de 2003 ofreció en la monumental iglesia de El Tránsito, en Paine, su primer concierto.

Alberto Duarte, que en esa época presidía Nuevo Horizonte, desde su posición de prestigioso psicólogo, se encargó de recordar a todos las beneficiosas transformaciones cerebrales que la música y el aprendizaje de un instrumento producen en los niños.

Concierto de Fin de Año 2015. Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte de Paine

Los inicios, sin embargo, como dije, fueron a tientas, sin conocer metodologías de enseñanza o la mejor forma de acercarse a los niños y sus familias para extender las invitaciones. Tampoco había una fluida disponibilidad de instrumentos y profesores, asumiendo un instrumentista, por lo general, las múltiples tareas de dirección orquestal y coordinación artística.

Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte de Paine en la Iglesia de El Tránsito, en Paine.

Con el paso de los años, los resultados han sido más que satisfactorios, beneficiando a miles de niños y jóvenes (y sus familias) de todo el país.

Aparte de los beneficios personales de desarrollo psicológico, emocional y social que han recibido los jóvenes músicos, cabe mencionar otro que, pienso, nadie imaginó: las orquestas juveniles se convirtieron en una eficiente ayuda para la movilidad social que ha experimentado la juventud chilena en las últimas décadas. En el caso de Paine, por ejemplo, se puede recordar que, a comienzos de la década del 2000, el trabajo agrícola era el destino inevitable de los jóvenes paininos. Vino a suceder, sin embargo, que junto con la aparición de facilidades para seguir estudios superiores, acceso a actividades cotidianas antes poco disponibles (cafeterías, internet, cines, academias de variadas disciplinas, etc.), fueron muchos los jóvenes que pudieron viajar a Santiago con un nuevo conocimiento, la música sinfónica, y la necesidad de seguir cultivándola. En el caso de la Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte, son varios los jóvenes que escogieron dedicarse de lleno a la música, siguiendo altos estudios que hoy los sitúan en una posición destacada.

La violinista estonia Lisanne Altrov (del «Trio Clarke Vienna», Austria) ofreciendo una master class.

Los positivos resultados y el paso de los años, sin embargo, obligan a introducir mejoras, hacer cambios, y componer los hilos sueltos que han quedado en el tiempo.

Cabe preguntarse, por ejemplo: ¿Qué tipo de organización puede reunir a los jóvenes y adultos que alguna vez participaron en orquestas juveniles, quedaron atrapados en la vocación musical, y debieron abandonar las orquestas al cumplir la mayoría de edad? ¿Quién o quiénes asumirán el liderazgo de un grupo significativo de cultores que están ad portas de introducir significativas mejoras en su calidad de vida?

Hay otras interrogantes por responder: ¿Cómo superar algunos vicios impredecibles, como el eventual uso político-partidista de las orquestas juveniles? ¿Cómo conseguir financiamiento permanente para la contratación de profesores y pagar gastos de traslado para que los jóvenes asistan a conciertos de músicos profesionales, visitas claves en el proceso formativo?, ¿Cómo retomar la difusión de los beneficios sociales de una orquesta juvenil, que hoy parece suspendida?, ¿Cómo sistematizar el apoyo de la empresa privada a la formación y mantenimiento de orquestas juveniles?

La Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte en 2016

Lo que no puede esperar, creemos, es la redefinición del horizonte que la orquesta se proponga alcanzar: ya no basta con enseñar a ser instrumentista y se debe abordar con seriedad y prisa la formación artística, aquella que permita el surgimiento de músicos integrales, capaces no solo de tocar un instrumento, sino de manejar una sencilla pero compleja idea: tocar un instrumento es un acto de comunicación, con emisor, mensaje y receptor. Es hora de poner atención en el receptor de ese mensaje. Trabajar en esa idea significará dar un nuevo impulso, para los próximos veinte años, a las orquestas juveniles.

Rodolfo Silva
Corporación Cultural Nuevo Horizonte
Paine, junio de 2023.


(Publicado originalmente en la edición de junio 2023 de la revista Todo Paine)

Apodos de las familias paininas

Los apodos o sobrenombres favorecen una identificación más realista de las personas y establecen vínculos especiales entre quienes los poseen y los usan. Quien no ha tenido uno, muy probablemente se ha sentido menos importantes dentro de un grupo, aislado, olvidado. El escenario adquiere un matiz diferente, eso sí, cuando el apodo se extiende a la familia, a los hijos, a los hermanos, y se transmite de una generación a otra. En ese caso, se construye y refuerza una identidad y un sentimiento de pertenencia a una comunidad. Eso es lo que ha pasado en Paine desde hace un siglo, resultando muy conveniente comentarlo en el mes de mayo, cuando se conmemora un nuevo aniversario de la comuna.

De acuerdo a la transmisión oral, la costumbre surgió a principios del siglo pasado, cuando las muy populares competencias de rayuela fueron prohibidas por facilitar el consumo de alcohol y las consecuentes borracheras. En la clandestinidad, sin embargo, los juegos continuaron y era necesario anotar en la pizarra el puntaje de los competidores junto a sus apellidos. Como esa era la más ingenua forma de entregar los jugadores a los fiscalizadores, se optó por anotar un apodo. Así, en lugar de escribir “Gárate”, se anotaba “Cabeza de mono”.

Teatro de Paine

Las características del pueblo, la cercanía de las relaciones, hicieron que el apodo se extendiera al resto de los integrantes de las familias, al punto que mucho son conocidos por dicho apodo y no por el nombre civil: “Conversé con una de las Cabeza de mono”, “Está pasado la casa de los Cabeza de mono”, es compañero de colegio de uno de los Cabeza de mono”.

Respecto al área geográfica de esta práctica, se puede circunscribir a la zona de mayor población en los años 60 y 70 en Paine Centro, esto es, la delimitada por las calles Avda. Baquedano en el poniente, Avda. O’Higgins en el oriente, Avda. 18 de Septiembre en el norte y Avda. Presidente Prieto, en el sur. (Moreira Castillo, Población Corvi, etc.)

Avda. 18 de septiembre

Un dato significativo es la baja población de Paine hasta principio de los años 80, como se puede apreciar en el siguiente cuadro:

AÑO                    POBLACION
1952                   2.278
1960                   2.720
1970                   4.530
1982                   7.346
1992                   19.973

A pesar de que esta costumbre se mantiene en reserva y es prácticamente un código secreto de los paininos más antiguos, sin querer ser infidente, resulta muy interesante mostrar algunos de los apodos más conocidos.

Las barquillos

Las chinecas

Las colihue

Las cordión

Las granoli

Las huachinangas

Las loicas

Las mazapán

Las torcazas

Los brujas

Los cabeza de mono

Los cabeza tabla

Los canasteros

Los care putas

Tricolor de Paine en los 60s

Los carú

Los casacas negras

Los cauceos

Los chanchas negras

Los chancho al hombro

Los chapecas

Los chapetas

Los chicharrones

Los choclos

Los choroy

Los cochiguis

Los cochinely

Los cochuflí o cuchuflí

Los coco palo

Los colay

Los coloraos

Los corbata de palo

Los corderos

Los deo cagaos

Los dorina

El Cherati

Los fonola

Los gijos

Los guachinangos

Los guate goma

Los guate papa

Los jotes

Los lavatorio

Los liebre

Los loros

Los macana

Los mananos

Los marimar

Los martillos

Los mocoseco

Los moniquillos

Los monte la burra

Los montones de humo

Los ojos de diablo

Los palmatoria

Los pan de huevo

Los papas fritas

Los pavos chocos

Los pelota de ñaco

Los pescados fritos

Los pico pato

Los picotillas

Los pin pon

Los piñiñentos

Los piojos

Los pisahueo

Los porotos

Los poto tigre

Los rájame el pucho

Los rinso

Los tomates

Los totochas

Los triuques

Los watte mauri o los tragasable

Los watte mauro

Los zorra meá

Los primos Manolo e Isaias

Rodolfo Silva
Corporación Cultural Nuevo Horizonte
Paine, mayo de 2023

“El escenario, pasión constante”. Se Piensa en Paine

Reproducimos a continuación la charla del ciclo “Se Piensa en Paine” que complementa la publicación de las memorias del actor Enrique del Valle Ballés, tituladas “El escenario: pasión constante”.
Enrique del Valle fue integrante del primer elenco de la afamada obra de teatro chilena “La Pérgola de las flores”, a comienzo de los 60s.
Aquí expuso Eugenio Bastías, el impulsor y editor de esas memorias, quien narró los muy interesantes detalles de ese proceso.
Previamente, Alvaro Muñoz, socio de la Corporación Cultural Nuevo Horizonte y actor y profesor de teatro, ofreció una reseña del devenir del teatro chileno hasta la aparición de “La Pérgola de las Flores”, poniendo de relieve su significado para el teatro nacional.
El maestro Del Valle debió suspender su visita por no encontrarse bien de salud en los últimos días.
Luego de las presentaciones, se inició una conversación con los asistentes, compartiendo de ese modo uno de los episodios más apasionantes de la historia del teatro nacional.


Esta charla fue ofrecida el 25 de mayo de 2023, en la Sala Patrimonial del Centro Cultural de Paine.
El ciclo “Se Piensa en Paine” es producido por la Corporación Cultural Nuevo Horizonte de Paine.
Paine, mayo de 2023

Margot Duhalde: leyenda de la aviación latinoamericana

La reciente designación que la Casa de Moneda de Chile hizo a Margot Duhalde Sotomayor para figurar en un billete conmemorativo, invita a conocer detalles de la vida de la insigne piloto chilena.

A cien años de su nacimiento en Río Bueno, no podemos abstraernos de su memoria y empeño empleado en beneficio de la aviación y de la defensa de la libertad, por esta mujer que desafió los estereotipos de género de la época y que la hizo convertirse en una leyenda de la aviación latinoamericana, cuando agregó a sus alas de pasión, la profesión.

Norberto Traub Gainsborg
Instituto de Investigaciones
Histórico Aeronáuticas de Chile

Al abrir sus ojos por primera vez seguramente miró hacia el cielo. Y entonces se enamoró para siempre, incluso hasta la eternidad, de ese espacio alto, abierto, infinito y azul. Venía predestinada. Desde niña manifestó su espíritu inquieto y su actuar juguetón; y prosiguió activa durante todo el resto de su vida, aún sobre sus más de noventa años, cuando seguía viviendo independiente y nadando varias mañanas en la semana.

Nació en Río Bueno el 12 diciembre 1920, y luego de unos pocos días fue llevada al hogar de su familia, en el sector rural Trafún, en donde se juntan y se hacen uno solo los ríos Chirre y Pilmaiquén, donde su familia ejercía la agricultura. Hija de Maximiliano Duhalde Bahamondes y de Rosa Sotomayor Arriagada.

La primera tierra que pisó era riobuenina como también lo fue, el primer cielo que vio.

Sus estudios los realizó inicialmente en el Colegio Santa Cruz de Río Bueno, desde donde fue trasladada a Osorno, debido a su conducta, siguiéndolos en Osorno y finalmente en el Liceo N° 3 de Santiago.

Su compinche en el Colegio en Río Bueno era Odette Magnet Pagueguy, con quien protagonizó varios hechos que demostraban su carácter, y que relata en sus memorias. Lideraba a sus doce hermanos, no solo porque era la mayor; y a sus compañeras en el Colegio Santa Cruz.

La aviación la atraía de manera total, también porque el día que nació se cumplían exactamente dos años del 12 de diciembre de 1918, día en que Dagoberto Godoy Fuentealba, teniente de la aviación militar que realizó el primer cruce de la Cordillera de Los Andes, por su parte más alta, en un ligero monoplano. Por lo mismo, en homenaje a aquella proeza e hito de la aviación chilena desde 1956, cada 12 de diciembre se celebra el Día de la Aeronáutica Nacional. Ahora tiene agregado el nombre de una mujer. Lo hecho por Margot Duhalde constituye otro de los hitos humanos que deben enorgullecer a la aeronáutica chilena.

Margot Duhalde Sotomayor marchó literal y conscientemente a la Guerra, en Europa, para pelear bajo los colores de Francia, la tierra de sus antepasados paternos. Tenía poco más de 20 años; y era mujer.

Eran los años 40. Se hizo literalmente una mujer aguerrida. Recordaba que en Inglaterra eran como seiscientos pilotos, de veintiocho nacionalidades distintas, que transportaban aviones desde las fábricas hasta las escuadrillas de combate. Eran como 500 pilotos, de ellos solo cien eran mujeres; y ella era la más joven y la única latinoamericana. “Yo ya era piloto en Chile, pero pilotito no más, con casi nada de experiencia”.

Una piloto inglesa (Diana Barnato Walker, en su libro “Spreading my wings”, expandiendo mis alas) la recuerda: “Otro piloto fue Margot Duhalde, quien vino desde Chile para ayudarnos en nuestro esfuerzo de guerra. Ella siempre fue llamada afectuosamente Chile … era extremadamente bonita, oscura de pelo, pero de piel blanca y ojos claros. Cuando llegó, el jefe le dijo que no le sería posible hacer transporte de aviones si no hablaba inglés. Entonces se le permitió ir a trabajar a los hangares y fue justamente ese invierno, el del 41-42, el peor que tuvimos. Mientras yo estaba calentita en mis clases, la pobre Chile estaba muerta de frío en el hangar. Solía llegar en las tardes absolutamente cubierta de grasa y congelada. Pero ella estaba decidida a volar por Inglaterra y lo hizo. Aprendió bien poco del buen inglés y mucho del malo. Fue una eficiente y muy querida piloto y tuvo un excelente record. Ella sobrevivió hasta el final de la guerra”

Tuvo solo un hijo, Fernando Martínez-Conde Duhalde. Siempre le gustaron los animales. A sus vuelos de instrucción llevaba a su perro Niki, el que se acomodaba en el asiento de atrás y se ponía a dormir.

Cada vez que el piloto hacia una maniobra brusca, se despertaba. Entonces Margot retaba al alumno, diciéndole que Niki lo había acusado. Después volaba con su gata Catalina y su perra Kuky.

Recibió una gran cantidad de reconocimientos y aparece siempre en las recopilaciones sobre mujeres destacadas en la historia de Chile.

Era mujer de carácter. Un amigo la describió para una publicación como “mujer súper valiente, no sé a qué le puede temer miedo. Tiene personalidad, prestancia y defiende muy bien sus derechos, Pero ella misma reconocía que le tenía miedo a cualquier bicho. Una vez dispuso fumigar completo su departamento, “porque encontró una arañita”. Quien se lo iba a imaginar.

Cuando cumplió sus 80 años de edad, los celebró lanzándose en paracaídas, en el aeródromo de Castro. Y en los años siguientes siguió volando, aunque por norma debía hacerlo acompañada de algún piloto instructor.

En Río Bueno se le declaró Hija Ilustre y existe una población, la Villa Alejandro Magnet Pagueguy, donde su principal calle lleva su nombre, la que ella conoció y recorrió. Esa calle corresponde exactamente a la antigua cancha de aterrizaje Choncomilla, por lo tanto, por donde los aviones despegaban y aterrizaban. Otra calle lleva el nombre de Juan Bautista Gómez Sandoval, otro aviador local destacado.

Falleció en Santiago la madrugada del lunes 5 febrero 2018. Tenía 97 años de edad. Ese día voló hacia más allá de la vida y hacia más allá del cielo. Y así como nació en Río Bueno, también se quedó en su tierra y en sus aguas después de su partida. Sus cenizas fueron esparcidas en Trafún, donde se juntan los ríos Chirre y Pilmaiquén, lo que después se reúnen con el río Bueno, para seguir avanzando hacia el océano Pacífico, hasta donde deben haber llegado sus cenizas, porque a ella le corresponde estar como grande entre lo grande.

Margot Duhalde S. es una de los mayores orgullos de Río Bueno, comuna que la reconoció en vida y que mantendrá viva su memoria para las futuras generaciones.

Luis Reyes Álvarez
Alcalde de Río Bueno.

12 de diciembre de 2020

CARTA A MARGOT

Mi muy querida amiga,

Me parece increíble estar celebrando, este 12 de diciembre, el Centenario de tu nacimiento. Pensando que hace muy poco tiempo que emprendiste rumbo. Siempre te decía que tenías que vivir hasta los 100 años y tú te enojabas. Te faltó muy poco.

En esta oportunidad, contaré algo de lo mucho que hiciste por “Alas Andinas”. Además de ser Socia Fundadora de nuestra Agrupación de Mujeres Pilotos de Chile “Alas Andinas”, el 2 de julio de 1986, Directora, Presidente y finalmente Socia Honoraria, tu principal preocupación era motivarnos a volar.

Entre otras actividades, nos entusiasmaste y ayudaste, consiguiéndonos incluso combustible, para efectuar un hermoso e interesante Raid Aéreo hasta la ciudad de Arica. Inolvidable para todas las que participamos.

Convenciste a la Fuerza Aérea de Chile para que nos hiciera un Curso Especial de Reservistas. En el cual, no sólo incluiste a las Pilotos de Alas Andinas, sino también, otras Mujeres en la Aeronáutica, como algunas funcionarias de la DGAC (Dirección General de Aeronáutica Civil). Tenías ese espíritu de inclusión de todas las mujeres relacionadas con la aviación.

Recuerdo que en un Stand de “Alas Andinas” en FIDAE (Feria Internacional del Aire y del Espacio), invitaste a visitarnos a mujeres del SEI (Salvamento y Extinción de Incendios, en Aeropuertos).

Yo creo que tu espíritu de participación procedía, en parte, del hecho de haber sido, por corto tiempo, Mecánica de Aviación en la A.T.A. (Air Transport Auxiliary) durante la Segunda Guerra Mundial, de lo cual tenías muy buenos recuerdos. Aunque, al principio, lo tomaste como “castigo”; pero después, consideraste “una oportunidad” el que te enviaran a aprender y trabajar en esa Sección como parte integral de tu profesión de Piloto. Tu conclusión, al respecto, fue que todas las Pilotos deberían saber Mecánica de Aviones.

Posteriormente a la Segunda Guerra Mundial, como integrante de la Fuerza Aérea Francesa, tuviste que hacer el Curso de Piloto de Planeador. E igualmente, opinabas que nosotras las Pilotos deberíamos hacer este Curso.

Por otra parte, cuando volábamos o compartíamos, notábamos el aprecio que te tenían los Controladores Aéreos, profesión que ejerciste por muchos años.

Igualmente, el afecto y reconocimiento de los Clubes Aéreos, varios de los cuales te nombraron Socia Honoraria. Entre ellos el Club Aéreo de Santiago.

Soy testigo del inmenso cariño que te tenían los socios y tus ex-alumnos del Club Aéreo Cerro Sombrero, de Punta Arenas, donde fuiste Instructora de Vuelo por mucho tiempo.

También, fuiste Directora de la Federación Aérea de Chile, en representación de la XII Región.

Tu tremenda experiencia se manifestaba espontáneamente. Nosotras la disfrutamos y estaremos siempre muy agradecidas y orgullosas de que con tus grandes méritos te haya interesado ser parte integrante y fundamental de nuestra Agrupación.

Raquel Orietta Rodríguez Gaune
Presidente
Agrupación de Mujeres Pilotos de Chile “Alas Andinas»

***

Margot Duhalde Sotomayor en su etapa de adolescente

Nacida el 12 de diciembre de 1920, en Río Bueno, Provincia de Valdivia. Hija de don Maximiliano DUHALDE Bahamonde, un agricultor de Trafún, de ascendencia vasco francesa y doña Rosa SOTOMAYOR Arriagada.

“¡Ah, mi niñez! Puedo decir que fui una niña muy feliz, acompañada además por una familia numerosa. Era la segunda de doce hermanos, de los cuales actualmente sobrevivimos siete, de las cuales ahora resulto la mayor. A continuación vienen Rosa, Aurora, Alfonso, que es agricultor en la zona sur, Francisco, que es piloto igual que yo y, por supuesto, las mellizas Arlette e Ivette, que viven hace varios años en Estados Unidos”.

A parte de nacer en el Día de la Aeronáutica Nacional, Margot recordaría que: “A veces pienso que el inicio de mi larga carrera de aviadora comenzó justamente en el vientre de mi madre, cuando yo tenía algunos meses de gestación. Me parece que ella fue una de las primeras mujeres que voló en Chile y lo hizo en Río Bueno con uno de los precursores de la aviación nacional, el conocido piloto David Fuentes.

Según contaba ella misma, en esa oportunidad voló el juez, por ser la autoridad de la comarca y a continuación lo hizo ellas. Cuando aterrizaron un perro se atravesó delante del avión y se rompió la hélice, con lo que se terminaron los vuelos programados para ese día”

Realizó estudios primarios en las monjas de la Santa Cruz de Río Bueno y luego en el Liceo de Osorno, donde la “aguantaron un año interna y el otro externo”, según relatara la propia Margot, años más tarde.

Rosa SOTOMAYOR Arriagada y Maximiliano DUHALDE
Bahamonde, padres de Margot.

Entre algunos de los vivos relatos escolares en Río Bueno, que recordara Margot, años más tarde, hacía referencia a su primer contacto directo con un avión, en los siguientes términos:
“…una vez durante esas aburridas horas de clases en cuarta preparatoria, escuché un ruido familiar que casi me hizo paralizar el corazón: ¡un avión!… que pasaba muy bajo sobre mi colegio y que me hizo pensar por alguna razón, que estaba en dificultades. Entonces, sin pedir permiso, salí corriendo a la mayor velocidad posible, en dirección donde suponía que se había dirigido el avión, un potrero cercano a una de las plazas. No me había engañado la intuición: ¡allí había un avión aterrizado y entero! Es difícil explicar la sensación que experimenté, solamente recuerdo que la emoción no me dejaba hablar. Toqué el avión por todos lados, como acariciándolo, seguí al piloto lo más cerca que pude, admirándolo y envidiándolo en una extraña mezcla de sentimientos, pero no me atrevía a hablarle por una especie de timidez increíble, algo muy extraño por mi carácter.”

Otro registro general de niñez y de su carácter, sea uno publicado en una entrevista que la revista ZigZag le hiciera en marzo de 1940, donde señalaba que “…hasta los once años fue campo de mis pequeñas maldades la ciudad de mi nacimiento, por la que guardo como es natural, un cariño entrañable. Hice mis preparatorias en un colegio de monjas del lugar, las monjitas eran tan buenas, como lo son todas ellas, pero yo no debo haberme portado muy bien en un tiempo, porque estuve separada de las clases una temporadita. Muy luego, por suerte, me levantaron el castigo, y desde ese día no volví a dármelas de revoltosa.”

Tras continuar las humanidades por dos años en el Liceo de Osorno, fue enviada a Santiago, donde ingresó como alumna interna, al Liceo Nº 3 de esta ciudad.

“Me sentía muy sola en la capital, porque no conocía a nadie y sentía que las personas eran distintas a mi acogedora gente del sur, donde casi todas las familias se conocían.

Mi tristeza duró hasta que me hice de nuevas amigas y comencé otra vez con mis diabluras. Lo peor eran las profesoras, más estrictas que en los otros colegios donde había estado.

Sobre todo doña María Castro, profesora de Ciencias Naturales, parece que conocía mis escondites favoritos porque siempre me descubría, además, nunca dejó de enterarse acerca de mis arrancadas a Los Cerrillos para ver a mis queridos avioncitos” Como Margot manifestara desde muy corta edad, el sueño de querer ser piloto, una vez que se encontraba en Santiago, les insistió a sus padres su deseo, quienes le dilataron el tema hasta el día que los pudo convencer.

Cumplidos los 16 años de edad y acompañada de su padre, concurrieron a la oficina del Club Aéreo para inscribirse como socia y realizar su ansiado curso de piloto civil. Con horror, descubrió que entre los requisitos estaba el tener un mínimo de 20 años de edad.

Como su contextura era de una mujer alta y maciza, y tras mirar suplicante a su padre, le dijo a la secretaria que ella cumplía con los requisitos exigidos y que iría por el certificado médico que también le exigían.

“Mi emoción fue aún mayor cuando recibí la siguiente comunicación:

Santiago, 24 de agosto de 1937
Señorita
Margot Duhalde Sotomayor
Manuel Infante 1712
Presente

Estimada señorita:

Me es grato poner en su conocimiento que el Directorio, en su sesión de ayer, ha aceptado su solicitud para ingresar como socio cooperador a nuestra institución.

Hemos escrito su estimado nombre en nuestro Libro de Registro, bajo el Nº 367 y le rogamos se sirva pasar por nuestra secretaría a darnos su firma

Saluda muy atentamente a usted

CLUB AÉREO DE CHILE
Manuel Francke M.
Comodoro del Aire
Presidente

De alumna, posa junto a su madre

Era así, como ya a partir del 6 de enero de 1938, le fue asignado su primer instructor de vuelo, el teniente René González Rojas, luego al mes siguiente, desde el 3 de febrero; al Capitán de Bandada,

Washington Silva Escobar, quién la “largó” sola a volar el día 23 de febrero. Desde aquí en adelante, la felicidad para Margot fue completa, con lo que con gusto cumplió todas sus horas de vuelo e instrucción.

Tiempo más tarde, y tras haber rendido su examen de piloto ante la comisión designada, el 30 de abril de 1938, Margot recibía su brevet de Piloto Civil en el Club Aéreo de Chile, hoy “Club Aéreo de Santiago”, convirtiéndose en la tercera aviadora del país, después de Graciela Cooper Godoy y Viola Blackburn Melin.

En 1939, con ocasión del terremoto que afectó a la ciudad de Chillán se acercó como voluntaria a la gente de la Fuerza Aérea de Chile que estaba operando desde el aeródromo de San Ramón, cooperando activamente no sólo como Piloto de un avión Gipsy Moth utilizado en el lanzamiento de panfletos con comunicados a la población, sino que también en el cuidado y embarque de heridos.

Margot recién brevetada como piloto

La vida de aviadora pasaba, cuando estallaba ese mismo año, lo que sería la segunda guerra mundial.

Enterada que en Santiago se había formado un Comité para buscar voluntarios, decidió colaborar con la “Francia Libre”, -tal como el general De Gaulle denominó al gobierno francés en el exilio, que se instaló en Londres como consecuencia de la ocupación alemana del territorio francés- y se apresuró por acudir e inscribirse. De regreso, les contó a sus padres que había obtenido un trabajo como piloto en Canadá, sin ellos saberlo, Margot partía rumbo a Inglaterra con sólo 13,45 horas voladas.

Osvaldo Farías, Dora (Mucki) Koeppen, Margot Duhalde y Francisco Bermúdez
mientras observan a los nuevos pilotos. Registro fotográfico de una revista Chile Aéreo de 1940.

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

El 11 de abril de 1941, viajaban trece voluntarios rumbo a Mendoza desde donde tomarían el tren a Buenos Aires. Dos mujeres integraban el grupo, siendo una de ellas Margot. Luego casi a fines de mes, se embarcaban voluntarios chilenos y argentinos en el vapor RMS RANGITATA para ir rumbo a Montevideo desde donde seguirían viaje a Inglaterra para enrolarse en las Fuerzas de la Francia Libre que encabezaba el General Charles De Gaulle.

Hay que señalar que estos viajes de Ultramar, eran en sí durante la Segunda Guerra una aventura incierta, pues muchos de las naves que surcaban hacia Europa corrían un riesgo alto de ser hundidas por submarinos.

Debido a que las Fuerzas de Aire y Tierra de la Francia Libre operaban en un país ajeno y en condiciones disminuidas por la guerra, el orden y las órdenes jugaban algunas veces en contra de los deseos. Es así, que al poco tiempo de su arribo, Margot descubrió que había sido aceptada como piloto, porque pensaron que era hombre. Su enrolamiento realizado en Santiago de Chile, aparentemente decía Marcel y no Margot. Los franceses sólo le ofrecían un puesto de Asistente de Hospital o en la cocina, situación que nuestra flamante piloto, rechazó tajantemente. ¡Ella había ido a prestar servicios o a luchar desde el aire!

Todos estos malos entendidos, sumado al desconocimiento del idioma inglés por parte de Margot, jugaban en su contra, por lo que tuvo que esperar casi cuatro meses antes de poder ser admitida para ingresar a servir en el Air Transport Auxiliary (ATA).

Recorte del diario “Examiner” del 15 de octubre de 1941, donde informa la llegada de la joven piloto chilena y da cuenta de su falta de dominio del inglés.

En agosto de 1941 fue comisionada al Air Transport Auxiliary (A.T.A.) de la Real Fuerza Aérea (R.A.F.), como Cadet-Pilot en el Aeródromo de Hatfield, donde funcionaba la Elementary Flying School. “En cuanto llegamos a Hatfield fuimos conducidos a la oficina de la comandante Pauline Gower, por Miss Curtis, la oficial quien una vez que nos presentó se retiró para que explicáramos el motivo de nuestra visita. Como Miss Gower no logró entender el idioma de nuestras manos, preguntó si hablábamos francés y, ante la respuesta afirmativa, hizo llamar a una cadete francesa para que hiciera de intérprete y a una instructora de vuelo para que me examinara.”

AIR TRANSPORT AUXILIARY (A.T.A.)

Es importante explicar para esta reseña, lo que fue la A.T.A., ya que era una organización civil militarizada encargada de transportar los aviones, tanto para la Real Fuerza Aérea (RAF) como los de la Fleet Air Arm (FAA- Rama aérea de la Armada británica) que salían desde las fábricas hacia las unidades de mantenimiento y las escuadrillas de combate. Para su organización contó con personal altamente especializado de la British Overseas Airways Corporation (B.O.A.C.), quienes, junto a confeccionar los libros de ayuda de pilotos, -llamados “White covers”, por el color de sus tapas- (estos contenían información de cada avión que operaba la ATA) y el “Ferry Pilot Notes”; elaboraron además los programas teóricos y el práctico de vuelo, con que operaban los “Ferry Pilots”.

EL INGRESO AL AIR TRANSPORT AUXILIARY (A.T.A.)

“Mi primer día en el aeródromo fue horrible, porque no sabía qué hacer, ni con quién hablar. Al mediodía tenía mucha hambre y no sabía cómo conseguir almuerzo, pero por suerte una oficial me invitó, por señas, a almorzar y solucioné mi problema. Al día siguiente comenzaron las clases y allí encontré a otras dos mujeres y tres hombres vestidos de civil que eran alumnos igual que yo. La instructora de navegación era la First Officer Patterson, una de las pilotos con más experiencia de vuelo, según supe después. Empezó por preguntar nuestros nombres y cuando llegó mi turno, pronuncié el mío como de costumbre, por lo que ella no entendió nada y me pidió que lo escribiera en la pizarra, después de pensarlo por algunos segundos, me preguntó si tenía otro nombre, a lo que contesté negativamente. Entonces dijo: ya tenemos otra Margot en la escuadrilla, por lo tanto te llamaremos Chile. Así fui conocida, por “CHILE”, durante toda la guerra y aún me llaman así cuando asisto a las reuniones anuales.”

Luego el 2 de febrero es destinada al Elementary Flying Training School (E.F.T.S.) de White Waltham cerca de Maidenhead, Berkshire, y más tarde al aeródromo Luton en Bedford. El 5 de abril se suspende su instrucción de vuelo y es enviada por tres meses a los hangares, como ayudante mecánico, para que perfeccione el idioma inglés durante algún tiempo.

Con fecha 9 de julio de 1942 vuelve al Relief Training Ground de Barton-le-clay y luego nuevamente al aeródromo Luton, hogar del Nº5 Ferry Pool del Air Transport Auxiliary (A.T.A.), en donde se gradúa de Piloto Clase 1, quedando capacitada para volar toda clase de aviones livianos de un motor, ascendiendo al grado de Third Officer en el A.T.A.

El 20 de agosto de 1942 es destinada como Piloto Taxi (transporte de pilotos), al 15 Ferry Pilot Pool en Hamble-le-Rice, localidad bastante cercana a Southampton, en donde tendrá la oportunidad de volar aviones Argus.

Monomotor Fairchild “Argus II”, luce en el fuselaje la insignia de A.T.A., y se encuentra preservado en la actualidad en el Yorkshire Air Museum

El 17 de septiembre de 1942 es destinada al Nº 5 FPP (Ferry Pilot Pool) de Luton para Ferry de aviones monomotores livianos.

El 9 de octubre de 1942, es enviada a la base del Nº1 FPP (Ferry Pilot Pool) al Advanced Flying Training School (A.F.T.S.) de White Waltham para un curso de aviones de caza. Allí estuvo poco tiempo y debido a las condiciones atmosféricas de ese año, no pudo volar mucho.

El 22 de febrero de 1943, es destinada al Nº 6 FPP (Ferry Pilot Pool) de Ratcliffe, cerca de Leicester, como Piloto de Transporte de aviones de caza.

El 15 de marzo de 1943 regresa al Advanced Flying Training School (A.F.T.S.) de White Waltham para un curso de bimotores Iivianos y pesados. Vuela aviones bombarderos bimotores Airspeed AS.10 Oxford y Vickers Wellington.

Terminando el curso regresa en septiembre a su unidad como Piloto Clase 4, es decir, facultada para pilotar toda clase de aviones de uno y dos motores, a excepción de algunos aviones triciclos pesados.

Es ascendida al grado de First Officer.

Un año más tarde, el 1 de abril de 1944, regresaría una vez más al A.F.T.S. de White Waltham para elcurso de Four Plus (+4), en bombarderos livianos Hudson Mk. I y Armstrong Whitworth A.W.41 Albemarle. Tras un arduo entrenamiento de casi veinte días en los que casi no dormía, aprueba rotundamente su capacitación y queda lista para volar todos los aviones, tanto ingleses como americanos de uno y dos motores, convencionales y triciclos.

Teniente Duhalde en uniforme francés

“Un par de meses después de haber terminado mi curso de Four Plus, una mañana al acercarme a Operaciones para retirar mis órdenes de vuelo de ese día, me encontré con la desagradable sorpresa que una de las órdenes era para un Albemarle, aquel avión triciclo inglés, que tan malos recuerdos me había dejado, al accidentarme antes de obtener mi categoría de 4+. Las otras eran: una para un Tempest y la otra para un Ventura. Partí con la sensación de mariposas en el estómago porque volar nuevamente un Albemarle no me hacía ninguna gracia, pero no podía admitir que ese avión me daba miedo, menos frente al cadete que asignaron como ayudante. Ese pequeño monstruo sabía todo, tanto del Albemarle como del Ventura, por lo que con él no necesitaba consultar mi “Ferry Pilot Notes” ni el “White covers note”.

Carnet de autorización de vuelo en donde se indican las categorías antes señaladas

En la madrugada del lunes 7 de mayo de 1945, en los cuarteles del Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada (SHAEF) en Reims, Francia, el jefe del Estado Mayor del Alto Mando de las Fuerzas Armadas alemanas (Oberkommando der Wehrmacht, OKW), representando las Fuerzas Armadas de Alemania firmaba la rendición incondicional y el día siguiente era bautizado como el Día de la Victoria, con ello la guerra llegaba para ella a su fin.

Así, terminada la guerra y con fecha 30 de noviembre de 1945, fue desmovilizada de su comisión en el Air Transport Auxiliary (A.T.A.) iniciando el regreso a la Fuerza Aérea de la Francia Libre (F.A.F.L.)

Margot Duhalde al centro, sobre la cabina del Spitfire Mark XII. (Fuente: ATA MUSEUM)
Margot Duhalde junto al Embajador de Chile en Inglaterra, Manuel Bianchi Gundián,
quien asumiera ese delicado cargo en marzo de 1941.
Grupo de pilotos de la A.T.A. en Humble. (Sentada al centro, segundo lugar de izquierda a derecha, Margot Duhalde)
(Fuente: Revista Fuerza Aérea de Chile. Vol.35 Nº141 – 1976)

REGRESO A CHILE

Será a fines de septiembre de 1947, cuando Margot regresará a Chile, tras analizar lo que podría hacer de su vida, ya que, en la Europa de aquellos días de postguerra, era casi imposible conseguir trabajo volando, y más aun siendo piloto mujer.

“En Los Cerrillos me esperaban mis padres, algunos de mis hermanos, que eran casi desconocidos para mí por haber dejado de verlos cuando eran jóvenes, algunos curiosos y periodistas que nunca faltaban. Entre los curiosos estaba un piloto de la LAN, a quien había conocido antes de partir a la guerra cuando era un suboficial de la FACH.

Como único saludo me preguntó cuántas horas de vuelo tenía, al contestarle, me dijo: ¡Bah, yo tengo más! Y se alejó dejándome con la rara impresión que no sería bien recibida en el gremio de pilotos.”20 Tal como lo había pensado, no le fue inicialmente tarea fácil el conseguir un trabajo como piloto, pues en esos días era casi una tarea privativa para los hombres, no importando la vasta experiencia con que Margot contara. Pero la suerte que había acompañado a esta decidida piloto, estaría pronto de su lado, es así que en octubre ya contaría con una propuesta de trabajar como piloto privado del señor Julio Menéndez Préndez, vicepresidente de la Compañía Chilena Naviera Interoceánica, quien tenía un avión Percival Proctor, que se había usado durante la guerra para entrenar radiooperadores y que posteriormente se había adaptado como cuadriplaza ejecutivo, y en el cual ella ya tenía alguna experiencia.

Su labor consistía en llevar a su jefe dos veces a la semana hasta El Belloto, desde donde el continuaba viaje a Valparaíso para asistir a las reuniones que demandaba la compañía naviera.

Tras pocos meses de trabajar para este distinguido empresario, le confiesa en uno de los vuelos que estaba formando una pequeña línea de “Taxis Aéreos” tal como existía en los Estados Unidos y Europa, de la cual le ofrece ser uno de sus futuros pilotos.

Es así que de ser la piloto privada ingresa en febrero de 1948 como Piloto de la nueva Línea LIPA-SUR, siendo más tarde la primera mujer nombrada Comandante de Aeronave de una Línea Aérea Comercial, al obtener su licencia de piloto de transporte.

Una revista Zig-Zag de 1948, informaba al público lector, que en este avión Republic RC-3 “Seabee” de LIPA-SUR sería traslada la próxima “Reina de Belleza y de la Elegancia”, concurso que promovía la empresa con un premio de una semana de estadía en el Hotel de Pirehueico o de Pucón.

Los primeros vuelos se realizan entre Puerto Montt y la isla de Chiloé, recalando en Ancud y Castro. Ella junto a otro piloto, Juan Muñoz Urzúa, quien era además uno de los cuatro socios y Gerente de la empresa, pilotearán un anfibio Republic RC-3 Seabee y un avión De Havilland DH-89 “Dragon Rapide” con capacidad de 3 y 6 pasajeros.

De Havilland DH-89 “Dragon Rapide” CC-CIA (c/n 6772)
aterrizado en Pucón

“Ser piloto de LIPA-SUR no sólo era volar el avión, sino que además había que subir y bajar maletas, cargar aceite, ayudar a llenar los estanques de combustible, etc., tareas en las que los pasajeros solían ayudarme. Un día en que un elegante y joven diputado viajaba como mi pasajero, se ofreció muy galantemente para rellenar uno de los estanques de aceite, pero ya sea por desconocimiento o por descuido, se paró contra el viento fuerte que soplaba en ese instante y empezó su tarea de recarga, resultado es que se bañó de arriba abajo con aceite, estropeando totalmente su elegante terno. Yo sin saber qué decir en ese momento, solo atiné a un: “no ve lo que le pasó por intruso… ”

La empresa se fue haciendo conocida y respondiendo a un imperativo de la época, comenzó a adquirir nuevos aviones ampliando sus servicios ahora desde Santiago a Temuco, con escalas en Los Ángeles, Traiguén y Angol dos veces por semana. Pero cuando comenzó a crecer, la Línea Aérea Nacional (L.A.N.), vio en ella un peligro, por lo que rápidamente se opuso a sus vuelos e hizo valer su monopolio en el país, obligando a LIPA-SUR, a restringir los gastos y despedir personal. Entre los recortes de personal de la compañía, estuvo Margot, quien con fecha 12 de mayo de 1949, recibió la siguiente nota de parte del Gerente de Operaciones:

“Sentimos comunicarle que, debido a la forzada paralización de las actividades de LIPA-SUR, motivada por el invierno y por haberle denegado la Línea Aérea Nacional autorización para volar, en esa época, a Ovalle y La Serena, nos vemos obligados a restringir nuestros gastos y, por lo tanto, a reducir nuestro personal de planta. En tal situación y seguros de que Ud. comprenderá nuestra inconfortable posición, nos vemos en la dolorosa necesidad de poner fin a sus servicios como piloto de planta de la empresa, a contar del vencimiento del plazo legal correspondiente.

De convenir a sus intereses, no tendríamos inconveniente, llegado el caso, en utilizar sus servicios, a razón de un tanto por viaje o por hora de vuelo. Agradeciéndole, muy sinceramente, la valiosa y desinteresada cooperación que, en todo momento, nos ha brindado y ciertos de que apreciará las razones de nuestra determinación, nos suscribimos de Ud., como SS.SS.SS p.p. Línea Aérea del Pacífico Sur Ltda. Juan Muñoz U., Gerente«

AVIONES PILOTEADOS POR MARGOT DUHALDE DE ACUERDO A SUS BITÁCORAS

Monomotores

Aeronca, Auster AOP Mk V, Avro Tutor, Bolton Paul Defiant Mk I, Blackburn B-24 Skua Mk III, Cessna 140, 150, 172,182, Curtiss SO3C Seamew Mk I, De Havilland DH.60 Gipsy Moth, De Havilland DH.60 Cirrus Moth, De Havilland DH.82 Tiger Moth, De Havilland DH.82B Queen-Bee, Douglas A-24B Dauntless, Hawker Hart, Hawker Hind, Hawker Hector, Hawker Hurricane Mk I, Hurricane Mk II, Hurricane Mk IV, Hawker Typhoon Mk Ib, Hawker Tempest Mk II, Hawker Tempest Mk V, Fairchild Argus Mk I, Fairchild Argus Mk II, Fairchild PT-19, Fairey Swordfish Mk II, Fairey Battle Mk I, Fairey Albacore Mk I, Fairey Fulmar Mk I, Fairey Barracuda Mk V, Fairey Firefly Mk I, Fouga CM.170 Magister, Grumman F6F Hellcat, Grumman TBF Avenger Mk I, Miles Magister Mk I, Miles Martinet, Miles Master Mk I, Miles M28 Mercury, Nord 1200 Norécrin, North American AT-6 Harvard Mk II, North American P-51 Mustang Mk III, North American P-51 Mustang Mk IV, Percival Proctor Mk IV, Piper PA-28-140 Cherokee Six, SFCA Peyret Taupin, Stinson Reliant, Supermarine Spitfire Mk IIc, Supermarine Spitfire Mk IV, Supermarine Spitfire Mk Vb, Supermarine Spitfire Mk Vc, Supermarine Spitfire Mk VI, Supermarine Spitfire Mk VII, Supermarine Spitfire Mk VIII, Supermarine Spitfire Mk IX, Supermarine Spitfire Mk XI, Supermarine Spitfire Mk XII, Supermarine Spitfire Mk XIV, Supermarine Spitfire Mk XV, Supermarine Spitfire Mk XVI, Supermarine Spitfire Mk XIX, Supermarine Spitfire Mk XXII, Supermarine Walrus Mk I, Supermarine Walrus Mk II, Supermarine Seafire Mk III, Supermarine Sea Otter ABR Mk I y Taylorcraft Auster.

Bimotores

Airspeed AS.10 Oxford Mk II, Armstrong Whitworth A.W.41 Albemarle, Armstrong Whitworth A.W.38 Whitley, Avro Anson Mk I, Beechcraft C-45/D 18 Expeditor, Bristol Blenheim Mk IV, Bristol Type 156 Beaufighter, Bloch MB 210, Bristol Beaufort Mk I, Caudron Goéland NC 702, de Havilland Dominie, de Havilland DH.98 Mosquito Mk II, de Havilland DH.98 Mosquito Mk IV, de Havilland DH.98 Mosquito Mk VI, de Havilland DH.98 Mosquito Mk VII, de Havilland DH.98 Mosquito Mk XVI, de Havilland DH.98 Mosquito Mk XXV, de Havilland DH.98 Mosquito FB Mk XXVI, de Havilland DH.98 Mosquito NF Mk 30, de Havilland DH.89 Dragon Rapide, Caudron C.440 Goéland, Douglas C-47 Dakota, Douglas A-20 Boston Mk IV, Handley Page HP.52 Hampden, Lockheed Hudson Mk III, Lockheed Ventura Mk I, North American B-25 Mitchell Mk II, SNCAC Martinet 701, Handley Page HP.52 Hampden, Vickers Warwick Mk III, Vickers Wellington Mk II, Vickers Wellington Mk X y Vickers Wellington Mk XIII.

Cuadrimotores (Copiloto)

Avro Lincoln B Mk II, Avro Lancaster B Mk I, Consolidated B-24 Liberator Mk VIII, Handley Page Halifax VI y Boeing B-17.

A la fecha de esta investigación, los registros que presentaba Margot Duhalde en la D.G.A.C., corresponden a un poco más de 12.500 horas de vuelo.

Bombardero Avro Lincoln como los que volara Margot Duhalde como copiloto

Esta publicación es un extracto simplificado del importante trabajo titulado «Margot Duhalde Sotomayor. De Río Bueno a los cielos del mundo», de Norberto Traub Gainsborg, del Instituto de Investigaciones Histórico Aeronáuticas de Chile y Presidente en Corporación del Patrimonio Histórico Aeronáutico y Espacial de Chile.

«Das Kapital»: Comedia Negra de Banjamín Galemiri

En 1991 el denominado “dramaturgo de la transición”, Benjamín Galemiri (El Coordinador) escribió Das Kapital. Una simple metáfora sobre la vida contemporánea que presenta la cómica e imprevista historia de una concesionaria de autos, donde las relaciones y reacciones son tan humanas como el no reconocer nuestros errores.

En su trama, William es un empleado público que ansía la compra de un auto para poder pasear con su familia. Para ello, llega a la automotora de Brito, un vendedor de vasta experiencia y amor por los autos.

Son pocos los que acostumbran a leer obras de teatro. Se trata, sin embargo, de una atractiva manera de conocer otra faceta de este arte que forma parte de la literatura: la Dramaturgia.

DAS KAPITAL
De Benjamin GALEMIRI

 SECUENCIA 1. EXTERIOR AUTOMOTORA. NOCHE

PETULA es una joven intensa y ansiosa que masca su chicle con frenesí y presenta una sonrisa turbada en una noche tormentosa y con una lluvia persistente.

Delante de una muralla agrietada de la automotora, mira a cámara e inicia una narración.

PETULA: ¿Me imagina desnuda? le dije. ¿Qué le gusta mas de mí?… ¿Las piernas?… y él se puso tenso, rabioso, no sé, raro…

Se queda mirando un rato a cámara. Se ríe levemente y dice como para ella, casi susurrando:

PÉTULA: ¿Quiere homeopatía? Para la impotencia es genial. ¿Me imagina a mi desnuda? ¿Me ve corriendo desnuda por un campo del sur de Chile?

FUNDIDO AL NEGRO.

 

SECUENCIA 2. AUTOMORA. EXTERIOR DÍA

WILLIAM es un cuarentón ensimismado y horriblemente acomplejado que no se atreve a mirar a nadie.

En el patio de la automotora, entre los autos, mira a la cámara medio asustado. Cambia la mirada, empieza a silbar sin melodía, solo ruido y se mueve, se pasea, da un pasito y vuelve y mira y cambia la vista.

FUNDIDO AL NEGRO.

 
SECUENCIA 3. AUTOMÓVIL. INTERIOR DÍA

SIMÓN un setentón vanidoso y locuaz que maneja su viejo Peugeot de 1968.

La cámara va delante. Él mira a cámara y dice:

SIMÓN: Usted parece estar disfrutando de mi compañía. Me agrada…, le dije, podría estudiar un crédito para usted.

Yo tuve empresas en Nueva York, Roma, Paris…

 

FUNDIDO AL NEGRO. MÚSICA.

 

SECUENCIA 3. EXTERIOR CALLE. DÍA

La graciosa PETULA se aproxima a una Automotora en una abominable y ruidosa calle de Providencia.         

 

SECUENCIA 4. AUTOMÓVIL. INTERIOR DÍA

SIMÓN respira como un animal dentro del sofocante automóvil. Algo inquieta horriblemente a este hombre sospechosamente atlético.

SECUENCIA 5. AUTOMOTORA. EXTERIOR DÍA

PÉTULA ingresa a la automotora, cruza el patio repleto de autos y se dirige a las oficinas de recepción y ventas.

SECUENCIA 6. AUTOMOTORA. INTERIOR DÍA

Un joven vendedor ansioso y excitado, MARTÍN, abandona la ventana desde donde ha estado espiando la llegada de PÉTULA y corre hacia su escritorio, saca un espejo desde un cajón y lo instala en un punto estratégico desde donde puede ver el baño al que entrará pronto PÉTULA.

 

 

SECUENCIA 7. AUTOMOTORA. INTERIOR DÍA

PÉTULA ingresa a las oficinas donde se saluda con cierto ardor con Martín, que es el vendedor que la observaba por la ventana y que está esperando que entre al baño para mirarla por el espejo.

 

SECUENCIA 8. AUTOMÓVIL. INTERIOR DÍA

SIMÓN espía con una seriedad abismante la entrada de la chica a la automotora.

El amenazante hombre se baja del auto, dirigiéndose hacia las oficinas de la automotora.           

SECUENCIA 9. AUTOMOTORA. EXTERIOR DÍA

WILLIAM cruza la calle e ingresa también a la automotora.

 

SECUENCIA 10. AUTOMÓVIL. INTERIOR DÍA

SIMÓN, al ver entrar a WILLIAM a la automotora, se gira observándolo meticulosamente y se devuelve dirigiéndose a él.

SECUENCIA 11. AUTOMOTORA. EXTERIOR DÍA

PÉTULA en el baño, se cambia de ropa y se pone un delantal bajo la mirada obsesiva y libidinosa del joven vendedor que la observa a través del espejo que instaló sobre la puerta del baño.

SECUENCIA 12. AUTOMOTORA. EXTERIOR DÍA 

WILLIAM estudia a SIMÓN que ahora está muy cerca mirando los autos.

SIMÓN se acerca y WILLIAM se desplaza en la dirección contraria para evitarlo.

 

SECUENCIA 13. AUTOMOTORA. INTERIOR DÍA

PÉTULA se ubica para que MARTÍN la vea a través del espejo, realiza algunos gestos obscenos y luego sale del baño.

SECUENCIA 14. EXTERIOR AUTOMOTORA. DÍA

WILLIAM que se ha escapado hacia los autos que están más al fondo del patio, se da cuenta de que SIMÓN se acerca y que no tiene donde huir, pero su fascinación por los autos lo domina y lo detiene.

 

SECUENCIA 15. AUTOMOTORA. INTERIOR DÍA

PÉTULA se acerca al vidrio y se solaza espiando la llegada de WILLIAM a la automotora y como se desarrolla su atracción por los automóviles nuevos y relucientes.

 

SECUENCIA 16.  AUTOMOTORA. DIA

WILLIAM se desliza entre los automóviles como si flotara.

Los autos encendidos con sus luces, casi como en un comercial falso.

SIMÓN camina decidido hacia WILLIAM.

WILLIAM empapado de sudor observando un Toyota cerrado, inalcanzable.

SIMÓN (OFF): Noté que le tirita un ojo…

WILLIAM sale de su estúpido ensimismamiento enfrentando a SIMÓN que lo escruta con una amabilidad cruel. El muy vulnerable WILLIAM se observa el ojo en el espejo del retrovisor del Toyota.

WILLIAM: ¿Sí…?

SIMON: ¿Es astigmático?

WILLIAM: ¿Cómo lo supo?

SIMÓN extrae de su chaqueta un mágico spray.

SIMÓN: Este producto es extraordinario en estos casos… Abra el ojo…

SECUENCIA 17. AUTOMOTORA. INTERIOR DÍA

PÉTULA que extrae una botellita de whisky del cajón de WILLIAM, la guarda en su delantal y se acerca a observar la singular SECUENCIA entre WILLIAM Y SIMÓN.

SECUENCIA 18. AUTOMOTORA. EXTERIOR DÍA

El primer instinto de WILLIAM es alejarse lo más rápido posible de ese ser invasor y singular. Pero SIMÓN que parece no aceptar negativas, lo acoge y le rocía el iris con el producto. WILLIAM deja escapar un gemido pusilánime.

SIMÓN: ¿Quiere dejar de gritar, amigo? Me avergüenza…

SIMÓN lo examina como un especialista renombrado, escrupulosamente, paternal.

SIMÓN: ¿Ve?… Dejó de gritar…

SIMÓN desbloquea la puerta del Toyota y la abre como quién desnuda a una dama, en ralenti y parece salir una aroma embriagador y venenoso del interior, adictivo para el pobre WILLIAM.

WILLIAM siente que le falta aire.

SECUENCIA 19. AUTOMOTORA. INTERIOR DÍA

PÉTULA bebe whisky maléficamente y lo observa. CORTE. PÉTULA sobre el automóvil como chica de concurso.

CORTE.

SECUENCIA  20. AUTOMOTORA. EXTERIOR DÍA

SIMÓN lo mete con fuerza dentro del automóvil.

SECUENCIA 21.  AUTOMÓVIL TOYOTA. INTERIOR DÍA

WILLIAM aturdido disfruta del atragantador interior del automóvil con olor a nuevo como un bebé recién nacido.

SIMÓN saca de su chaqueta una botellita de whisky y se zampa un trago, agitado.

WILLIAM lo ve acomodarse algo bajo el sobaco. Algo duro parecido a un revólver.

SIMON: ¿Renta líquida mensual?

WILLIAM: ¿Qué?… Eh… Trescientos cincuenta mil pesos…

SIMÓN pega una mirada hacia adentro, y sorprende a PÉTULA pegada al ventanal de la automotora.

SIMÓN saca su celular. PÉTULA corre al teléfono.

SIMÓN: Pétula, tráigame mi homeopatía, por favor…

SIMÓN que vuelve a consumir las pastillas compulsivamente, angustiado, se desabrocha la corbata, fatigoso. Observa con clara compasión a un atribulado WILLIAM.

SIMÓN: Trescientos cincuenta mil pesos… Mm… poco podemos hacer… ¿Avales?

WILLIAM: Bueno… no sé. Mi suegro…

SIMÓN se aproxima al William balbuceante.

SIMÓN: ¿Su suegro?

WILLIAM: Sí…

SIMÓN: ¿Tiene un suegro que lo avalaría, me está hablando absolutamente en serio?

CORTE.

SECUENCIA 22. AUTOMÓVIL. INTERIOR DÍA.

SIMÓN se echa para atrás en el asiento automático. Se relaja.

WILLIAM: Bueno… alguna vez mi suegro lo mencionó.

SIMÓN: ¿Alguna vez? ¿Podría ser más preciso por favor? ¿Cuándo alguna vez? ¿Hace un año? ¿Hace un mes? ¿Cuándo?

WILLIAM: Bueno no sé. Puede ser el año pasado.

SIMON: Mire amigo, hablemos con sinceridad… Esta línea de coches requiere de ingresos por sobre un millón y medio de pesos y avales expresados en Unidades de Fomento… No sé si me va siguiendo el razonamiento…

SIMÓN salta como un mono.

SIMÓN: ¡El spray! ¡Devuélvame el spray ahora mismo!

WILLIAM: Cae en la cuenta de que lo tiene en la mano. SIMÓN se lo arrebata y lo guarda como un tesoro en su chaqueta. Luego, bruscamente, lo toma del brazo, complaciente. Y lo saca del auto.

SECUENCIA 23 EXTERIOR AUTOMÓVIL. DÍA

SIMÓN camina cálidamente tomado del brazo de WILLIAM como si fueran dos viejos amigos.

SIMÓN: ¿Ve esa micro que va pasando allá afuera?

WILLIAM: Sí…

SIMÓN: Supongo que tiene en su bolsillo doscientos veinte pesos… Bueno, esa micrito lo llevará donde usted podrá encontrar autos que fueron de las “repúblicas socialistas” por cifras populares, muy convenientes en automotoras de reventa en Franklin…

No hablemos por cierto de la calidad… No es el caso naturalmente…

WILLIAM se distrae porque se acerca PÉTULA con un frasco en la mano.

SIMÓN con su mano agarrotada toma el frasco y se zampa inmediatamente diez capsulas de homeopatía o sea lo que sea. No hay ninguna presentación. Sencillamente ahora tiene a la chica frente a él.

WILLIAM no puede sacar la vista de ella, quién se le acerca perturbadoramente y tomándola el otro brazo le susurra al oído…

PÉTULA (AL OÍDO DE WILLIAM): ¿Cree que tengo buen cuerpo? ¿Qué le gusta más de mí? ¿Las tetas? ¿Las piernas? ¿Quiere homeopatía? Para la impotencia es genial… ¿Se imagina yo desnuda? ¿Me ve corriendo en un campo del Sur de Chile empelota?

WILLIAM perplejo ve alejarse a PÉTULA. SIMÓN no le da tiempo para nada, sigue su acoso a la presa.

SIMÓN: Usted parece estar disfrutando de mi compañía… Me agrada… Podría estudiar un crédito para usted…

WILLIAM: No, si yo estaba mirando… Cotejando, nada más…

WILLIAM le estira la mano a SIMÓN en ademán de despedirse.

SIMÓN lo estudia, un poco herido.

WILLIAM busca con la mirada a PÉTULA que ya no está a la vista, casi como pidiendo ayuda.

SIMÓN se acerca demasiado grato a WILLIAM.

SIMÓN: Espere un poquito… Déjeme verlo un momento… Me recuerda terriblemente a alguien… Esa cosa prístina, candorosa en su mirada…  Algo de debilidad…

SIMÓN se vuelve a meter un ginseng caro. Los ojos vidriosos, casi llorosos de SIMÓN impresionan a WILLIAM que le recuerdan a su atormentado padre.

Suena un trueno y comienza a llover torrencialmente. Simón y William, quedan perplejos observando el diluvio.

CORTE.

SECUENCIA 24. AUTOMOTORA. INTERIOR DÍA

SIMÓN, empapado, y que se ufana de su jovialidad a pesar de los años, y en cierta medida tiene razón al jactarse porque el viejo se mantiene muy bien, se sienta sobre la mesa del escritorio, suspirando hondo.

SIMÓN: Mire amigo, le puedo ofrecer algo a su medida…

PÉTULA revolotea como una mariposa pegote pasando por la oficina y viene seguida de Martín, vendedor joven obseso sexual.

A SIMÓN sencillamente le patea ese tipo, se solaza estudiándolo meticulosamente con mucho desprecio.

SIMÓN: No… No… Usted no quiere un auto… No lo necesita.

WILLIAM vence su horrible timidez, porque está hastiado de tanta incomprensión.

Se larga a hablar.

WILLIAM: ¿Y por qué me dice eso? Lo necesito mucho… Hace diez años que ahorro para comprar un auto… Años de anhelar mi propio coche para terminar con el sacrificio diario de llevar al colegio en micro a mis hijos… la vergüenza de salir con la señora en metro…

SIMÓN en el celular, que parece prestar poca atención a la confesión de WILLIAM.

SIMÓN: Pétula… Pétula… Hágase cargo de ese hombre inmediatamente…

WILLIAM pega la vista afuera, hay un cliente merodeando solo… PÉTULA se abalanza sobre él y le toma del brazo seductora.

WILLIAM que parece haber tomado demasiado cariño a la chica controla este encuentro y SIMÓN disfruta con sadismo. Ambos se ponen de pie frente al gran cristal y siguen la estratagema de PÉTULA con el incauto cliente en las sombras.

WILLIAM: ¿Sabe?… Una vez casi gané un auto en el Concurso de Sábado Gigante… Fue un instante extraordinario, faltaba muy poco, y llevaba la delantera… Don Francisco me hacía una y otra pregunta, y yo seguía avanzando en la escalera del éxito… Estaba muy inspirado aquel día, y me encaminaba a la gloria segura… De pronto el animador me hace esa pregunta: “Mueve la palanca usted o yo?” “Usted le dije” “¿Está seguro, señor?

“Lo puede perder todo”.

SIMÓN examina con piedad a un devastado WILLIAM. Parece haberle nacido verdadera curiosidad por el espeluznante relato de un perdedor nato, que tanto le gusta oír, como todo un sadomasoquista que es.

WILLIAM: “Estoy seguro”, le dije…

SIMÓN le estira un medicamento naturista. WILLIAM no se da cuenta de lo que hace totalmente, porque se lo bebe un sorbo, derrotado.

WILLIAM: Y fue el desastre. Cayó el humo… y la alarma me indicó que había perdido todo…

Por un segundo pude notar el rostro de frustración y odio de mi mujer… Yo había perdido una automóvil cero kilómetros delante de millones de personas… No me lo puedo perdonar…

WILLIAM se desploma en el asiento, abominándose.

WILLIAM: No sé por qué le estoy contándole estas cosas tan personales…

SIMÓN que se saca la chaqueta, victorioso.

SIMÓN: Porque hay una empatía natural entre usted y yo… Es químico, amigo. Pasa en forma esporádica. Una vez cada diecisiete años. Usted se quiere desahogar y yo quiero ayudarlo. Es algo natural, algo de piel.

SIMÓN se pega a WILLIAM desmedidamente.

SIMÓN: ¿Me va a dejar ayudarlo?

WILLIAM contrariado comprueba como PÉTULA sale con el cliente a probar el automóvil.

SIMÓN pega una mirada triunfal con la expresión de eso es compra segura.

SIMÓN: Una sola vez amé a una mujer… Mi historia de amor es repulsiva… Cuando seamos más amigos se la contaré… Esa muchacha es igual a esa joven… Por eso la contraté… Para odiarla todos los días…

WILLIAM suda ante las singulares confesiones de su vendedor.

SIMÓN: Acompáñeme…

SECUENCIA 25. AUTOMOTORA ESTACIONAMIENTO TRASERO. DÍA

SIMÓN extasiado frente a un PEUGEOT de los años setenta.

SIMÓN acaricia obscenamente las curvas del coche.

SIMÓN: Usted lo ve y debe pensar, qué repugnante ¿no es cierto?… Pero mire: es una auténtica y prodigiosa maravilla. Motor francés, legítimo…

Casi jadeando el inmoral SIMÓN le planta la pregunta como si fuera una transacción sexual.

SIMÓN: ¿Cuánto cree que cuesta esta joya de 1968?

WILLIAM: No sé… un millón.

SIMÓN: ¡Shtt! Por favor, no diga esa cifra ordinaria para una reliquia como ésta… ¿Valor?: Cuatro y medio millones de pesos. Sí, yo sé, usted está pensando por dentro, este tipo me está estafando. Y le encuentro toda la razón. Yo le estoy ofreciendo un coche de apariencia ruinosa, esperpéntica.¡Y le estoy cobrando casi siete mil dólares! Soy un timador, aparentemente. Dentro de poco usted estará deslumbrado y me encontrará toda la razón. Y será tan sencillo que lo obtenga. Usted me paga veinticinco por ciento ahora, y con un interés imperceptible, idiota, usted cancela las cuotas restantes…

WILLIAM: La verdad es que yo había pensado en un auto nuevo…

SIMÓN: ¡Un auto nuevo! Típico de nuestros tiempos… Lo nuevo, lo moderno, lo joven, la moda… lo efímero, la muerte, en síntesis mon cher ami… Helás…

Mire…

SIMÓN arrebatado entreabre las puertas del automóvil. WILLIAM trata de atisbar el interior lujurioso del automóvil.

SIMÓN: Mire, este auto con todo el uso que tiene, que no es mucho tampoco, es superior a ese Toyota 2004 que usted deseaba con tanta indecencia pornográfica hace solo un rato… y que está a la venta por más de quince millones de pesos… Se lo voy a demostrar…

SIMÓN hace piruetas indefinibles y mareadoras frente a un bombardeado WILLIAM.

SIMÓN: Abro el motor…

SIMÓN Abre el apestoso motor del auto.

SIMÓN: ¿Y qué encontramos?… Repuestos originales… sólidos… nobles…

SIMÓN: ¿Usted cree que no me doy cuenta de que estoy engañando a la gente cuando les vendo esos coches orientales? Venga para acá, se lo voy a demostrar…

SECUENCIA 26. AUTOMOTORA. TARDE

Un atragantador desfile de apetitosos automóviles japoneses o coreanos de última generación se ofrecen casi como prostitutas frente a los lastimosos ojos de WILLIAM.

SIMÓN: Mire esto… observe estos materiales provisorios, poco sólidos… Ahora mire lo que voy a hacer…

SIMÓN al oído de WILLIAM, que se acelera con el retorno de la traviesa PÉTULA.

SIMÓN: Voy a cerrar la tienda, sólo para enseñarle que todas estas supuestas maravillas del desarrollo neo-capitalista son solo bluff.

WILLIAM pegado a PÉTULA que cierra el trato con el cliente.

SIMÓN(OFF): Pero no… no… Lo veo inquieto… No quiere seguir adelante…

SIMÓN le habla dándole la espalda y supervisando a PÉTULA.

SIMÓN: De acuerdo, estoy yendo demasiado lejos, usted no está preparado… Prefiere dejarse llevar por lo habitual, lo obvio… Lo entiendo… Mire mi amigo…

SIMÓN se da vuelta sorpresivamente y se encamina letalmente contra WILLIAM.

SIMÓN: Fue un gusto.

SIMÓN aprieta sus manos con fiereza.

SIMÓN: Adiós.

WILLIAM desarmado no sabe como reaccionar.

SIMÓN vuelve a su oficina.

WILLIAM lo para en seco. SIMÓN le devuelve una mirada peligrosa, es prácticamente un duelo tipo western.

WILLIAM: Espere… por favor… demos esa vuelta…

SIMÓN: Cada vez me gusta usted más, mi amigo…

SECUENCIA 27. AUTOMÓVIL PEUGEOT. INTERIOR

PÉTULA al volante, pegada sospechosamente a WILLIAM, y atrás, cuál emperador, SIMÓN.

PÉTULA es una temeraria conductora, incluso se pasa algunas luces rojas, manteniendo entre alterado y excitado al disminuido WILLIAM.

SIMÓN: ¿Qué le parece? Mejor que un avión… ¿No es cierto?…

PÉTULA juguetea con su mano derecha con la entrepierna de WILLIAM que a estas alturas la tiene más dura que una roca. SIMÓN se hace el desentendido o no lo interesa, o está demasiado acelerado.

SIMÓN: Ya le dije, la maquinaria europea puede tener un siglo, pero se mantiene vigente… vigorosa…

LOS perversos deditos de PÉTULA en su órgano.

SIMÓN: Ahora en las curvas Del comportamiento es rotundo.

PÉTULA entra a una curva con audacia incorregible. SIMÓN se atora. WILLIAM desea lanzarse fuera del auto. EL automóvil comienza a dar sacudones.

SIMÓN: No, solo estaba probando el nivel de eyección por sobre el nivel de amortiguación versus estabilidad… ¿Ve?… La resistencia por fluido es óptima y eso es un hecho de la causa…

PÉTULA (AL OÍDO DE WILLIAM): Shtt… No tirite… ¿Qué signo es…? Sagitario y Leo, la unión sagrada… ¿Se masturba mucho?… Mi padre es terrible, pero el viejo tiene un mérito no se mete. No puedo evitar enamorarme de sus clientes. Quizá porque tengo debilidad por los acreedores… ¿cuánta plata le debe a mi papá? ¿Dos millones, tres? No es nada…

Conozco a unos que le deben hasta cincuenta…

SIMÓN: Se lo voy a explicar brevemente. Tomemos un engranaje de construcción sencilla, y apliquemos el bombeo por sacudidas irregulares, ¿qué obtenemos…? tracción superior al mil por ciento…

PÉTULA (QUE SIGUE SUSURRÁNDOLE): Mi padre es buena persona… Lo que pasa es que lo malinterpretan… No es celoso, pero es mejor que no nos sorprenda…

¿Tiene título profesional? Tuve un novio al que mi papá le permitía besarme dos veces al día con unas reglas que nunca entendí…

PÉTULA mete a fondo el acelerador.

SIMÓN: Bueno este maravilloso coche está por sobre esa nivelación y sin entrar a la norma digital, que la cumple por méritos igualmente…

SECUENCIA 28. AUTOMOTORA. EXTERIOR TARDE

WILLIAM lleno de pensamientos, abrumado. PÉTULA lo observa seria. SIMÓN respira como un búfalo. Han vuelto a la automotora, el automóvil hirviente.

WILLIAM: ¿Quiere que le diga una cosa? Necesito un auto hoy mismo. Usted no sabe lo miserable que es la vida de un peatón. El desprestigio constante.

SIMÓN pone cara “eso ya lo he oído antes”.

WILLIAM: No podría volver al trabajo o a la casa sin auto. Yo percibo la reprobación, el sarcasmo en el ambiente, por mi condición cuasi-proletaria… Necesito subir mis status rápidamente, amigo, usted debe entenderme, soy un hombre preparado, no cualquier persona…

SIMÓN: Cuando volvamos a mi oficina le voy a regalar un pequeño libro muy conveniente titulado: “Yo necesito lo que necesito”. A mí ese libro me cambió la vida. ¿Me entiende? Yo llevaba una vida ansiosa, y el libro me enseñó las cosas sencillas… ¿Me capta?

Abra esa ventana… me da asco su perfume…

WILLIAM: Disculpe…

SIMÓN: Sí, claro, me pide disculpas, pero el olor lo tengo adherido a las fosas nasales. Espero que no lo haya dejado pegado en el auto… ¿Sabía que soy capaz de vomitar encima suyo a causa de ese perfume pestilente? ¿Qué edad tiene, amigo?

WILLIAM: Cuarenta y ocho años…

SIMÓN: ¿No se siente un poco presionado?

WILLIAM: Bueno yo…

SIMÓN: Sí, definitivamente ese libro lo va liberar de muchas cosas…Ahora volvamos…

SIMÓN se baja del automóvil atolondrado. PÉTULA frena la bajada de WILLIAM.

PÉTULA: ¿Sabía que mi padre es abogado?

WILLIAM: ¿Por qué dice que es su padre?

PÉTULA: Mi padre siempre negará que soy su hija. ¿Le habló ya de la historia de que soy igual a mi madre? Es verdad. Eso lo descompone. ¿Le contó la historia macabra de mi madre?

WILLIAM: No quiero seguir oyendo. Usted me tiene secuestrado aquí. Es ilegal.

PÉTULA: Mi padre fue un gran abogado. Después vino su descalabro. Estafó a los mismos que defendía con la ley por delante. ¿No es apasionante? Nunca me he topado con nadie más estremecedor que mi papá. ¿No es lindo?

PÉTULA lo acerca candentemente.

PÉTULA: Me gusta su cara.

WILLIAM: ¿La de su padre?

PÉTULA: La suya tiene perplejidad…

PÉTULA besa a WILLIAM, quien queda como después de un tsunami.

PÉTULA: ¿En qué está pensando? Hace un mes me habría ido con usted hasta el fin del mundo. Ahora no. Ahora soy otra. ¿No me va a preguntar qué pasó?

No dice nada. Nunca dice nada. Nunca opina. Quiero oír su discurso. Mi padre tuvo un cliente parecido a usted. Lo que pasó después no me está permitido contarlo.

WILLIAM abraza con ardor a PÉTULA y la acaricia con impericia.

PÉTULA: En este auto he atracado con senadores y ministros. Son todos iguales. Las cosas que yo sé.

SUENA EL CELULAR DE PÉTULA.

PÉTULA: Ese es mi padre… ¿Si fui su amante? Ya no me acuerdo… Todos los hombres son niños… Como usted…

SIMÓN los observa desde la oficina con un catalejo.

SECUENCIA 28. AUTOMOTORA. ANOCHECIENDO

PÉTULA TRAE café y coñac. Prepara un batido mortal.

SIMÓN: ¿Quiere que le diga algo? Usted me cayó demasiado bien… No es usual… En general detesto a mis clientes… Los encuentro… ¿Cómo formularlo brevemente?… Fútiles, frívolos, fascistas… Pero tiene usted cierta fineza que cuesta bastante no reconocerla… ¿No es cierto, Pétula?

PÉTULA se sienta en el sillón de cuero con las piernas en exhibición y bebe, lo que la tranquiliza a la pobre.

SIMÓN: ¿Ha viajado mucho amigo?

WILLIAM: Bueno sí, me mandaron del trabajo a Estados Unidos una vez…

SIMÓN: Sí, eso se ve muy claramente en los modales… En ese toque connaisseur… Mire, quiero sincerarme con usted… El auto que estoy tratando de venderle es mío…

WILLIAM queda de una sola pieza.

SIMÓN: Sí, así es. Y la verdad es que me apena mucho, muchísimo venderlo.

PÉTULA disfruta histéricamente todo.

SIMÓN: Perteneció a mi honorable abuelo, que lo cuidó como hueso santo, y luego me lo regaló…

SIMÓN estruja un par de lágrimas de cocodrilo. Pero WILLIAM que tiene el corazón como chocolate, se emociona con él. PÉTULA que agradece convivir con sentimentales, se pone de pie y acaricia un instante a WILLIAM compasiva y luego harta de todo, sale.

SIMÓN: Déjela… ¿Qué le dijo? ¿Qué era mi hija? No le crea ni una sola gota. Esa mujercita se pegó a mí como si fuera su padre… No quisiera destrozar su extraño corazón, por eso la acepto…

SIMÓN sigue bebiendo.

SIMÓN: ¿Se fijó? Dos dueños del auto en casi treinta años Pensándolo bien, y perdóneme que lo haya entusiasmado, pero no…

SIMÓN SE encamina hacia la puerta. Le indica salir a WILLIAM.

La verdad es que no puedo vendérselo… Es una joya, es el mejor carro que he tenido en mis manos en los años que llevo en este negocio del automóvil…

SIMÓN: Y escúcheme bien. Tuve una automotora en Nueva York, otra en Alemania y en Temuco, las verdaderas pruebas de fuego en este rubro… Me vine un poco por debilidad insular, en busca de esa cosa que llaman sentimiento, afecto, amigos… Hoy me doy cuenta que esas cosas, y permítame decirlo, son pura mierda…

SIMÓN ESTALLA EN UN LLANTERÍO de difícil comprensión para WILLIAM, que se aproxima apiadándose del dolor de SIMÓN, pero este se pone frío repentinamente.

WILLIAM: Bueno, yo jamás pensé llevarme su auto…

SIMÓN: No por favor, no insista… se lo ruego… Siento haberlo entusiasmado y me doy perfecta cuenta de que se trata de un coche estupendo, inigualable, pero entiéndame, se trata de un auto que significa mucho para mí y tres millones y tanto, no…, no reflejan su verdadero valor…

¿Cuánto cree que vale entonces?

SIMÓN: No, francamente no quiero negociar mi auto… ni por todo el oro del mundo… Mire amigo, le voy a dar un consejo gratis, con mucho afecto, cómprese uno de esos coreanos de última moda, consígase un verdadero aval, plata prestada, en fin, hay mil maneras, déle un gusto a su familia ya que es lo único que cuenta para usted, parece…

FUNDIDO AL NEGRO.

SECUENCIA 29. AUTOMOTORA. DÍA

WILLIAM atraviesa la automotora, y para su completa desgracia, sorprende a PÉTULA coqueteando con MARTÍN.

PÉTULA se abalanza hacia él.

WILLIAM: ¿Qué estaba haciendo con ese sujeto?

PÉTULA: Hasta que sus ojos no saquen su filosa vista de mis nalgas, no le diré nada.

WILLIAM: Presuntuosa.

PÉTULA: Sé que soy muy hermosa y pervierto hasta el más abominable pensamiento con mi mirada siniestra y ardiente. ¿Le gustan mis manos? A mí, sí.

WILLIAM: Es bella. Punto. ¿Está contenta? Era lo que quería oír. Ahora responda por sus actos.

PÉTULA: ¿Se agota fácilmente en el acto sexual, William? ¿O debo decir Willy? ¿Su mujer lo mimó anoche? ¿Se lo succionó suavecito? ¿Quiere que se lo succione yo, ahora mismo? ¿Está celosito?

WILLIAM: Arrogante. Me irrita el tono de su conversación. Podría hacer todo más sencillo.

¿Está su padre?

PÉTULA: ¿Mi padre? Déjeme pensar. Usted me deja pensando, pero sobre todo malas cosas. ¿Mi papi? ¿Por qué le tiene tanto miedo? Usted quiere su auto. Es igual a todos esos otros. ¿Sigo siendo tan sexy como ayer? ¿Quiere ver mi pubis hirsuto y teñido?

WILLIAM: Déme con su padre.

PÉTULA: Usted es un niño. Arrastra este penoso juego hasta el final. ¿No se cansará? Debería. Aún puede salirse. Usted puede liberarse de ese viejo de mierda llamado “mi padre” o “concha de su madre”.

WILLIAM: Su voz es más triste cuando está cansada, me agrada.

PÉTULA: Desaparezca de mi vista, William.

WILLIAM queda helado con la respuesta abrupta de la joven.

SECUENCIA 30. OFICINA. INTERIOR DÍA

WILLIAM intenta abrir la puerta de la oficina de SIMÓN.

WILLIAM: Usted me ha hecho remeditar el asunto, SIMON… Tiene razón… Esos coches nuevos no me convencen…

SIMÓN(OFF): Bueno, esos autitos al menos tienen sus virtudes, amigo. Al menos no andará por allí exhibiendo esas formas rococó y llenas de luces de otros autos… Cumplirá su objetivo, mantener a la familia unida… ¿No es eso lo que busca?

SIMÓN entreabre la puerta, y presenta una apariencia diferente, impactante, sin peluca, que rápidamente se pone antes de enfrentarse a WILLIAM.

SIMÓN: Déjeme prepararle un plan de pago conveniente… Ya verá…

WILLIAM entra en la oficina invadido de una extraña felicidad.

SIMÓN: ¿Nombre completo?

WILLIAM: William O´ckinney Sanhueza.

SIMÓN: ¿Tiene mail en su oficina? ¿Tiene celular? Yo le mando una cotización lo más modesta posible, digamos un carro coreano última generación, dólar acuerdo…

SIMÓN no lo mira, se lo dice con arrogancia.

SIMÓN: ¿Tiene hijos?

WILLIAM que no se esperaba la pregunta, reacciona mal.

WILLIAM: Sí…

SIMÓN: ¿Y los disfruta?

WILLIAM: Supongo.

SIMÓN: ¿Supone?

SIMÓN se acerca al ventanal que da a la automotora y se queda examinando largamente a PÉTULA, que consume su colación sentada frente al sol.

SIMÓN: Disfrute de sus hijos al máximo, no me haga perder la fe en usted… Yo…nunca pude tener hijos, soy estéril… ¿Sabe lo que es eso?… Trabajar por nada es como caminar sobre piedras…juegue con sus hijos, tolérelos, cómpreles un station 2004, sea generoso…

SIMÓN camina amenazante hacia WILLIAM, aterrado porque se le ve el arma colgar del brazo.

SIMÓN: Me molesta que haya dicho eso… ¿sabe?

WILLIAM: ¿Qué cosa?

SIMÓN: Que no disfrutaba a sus hijos.

WILLIAM: Yo no dije eso… ¿Por qué siempre está poniendo palabras en mi boca?… Me estoy comenzando a cansar de sus monsergas… ¿Qué se imagina? Yo me saco la cresta trabajando por mis hijos y…

SIMÓN que le detiene el paso ante el intento de salir de WILLIAM.

SIMÓN: ¿Se siente culpable? ¿Es por eso que me grita en esa forma despiadada? Pensé que me estaba tomando cariño, William… Vamos, usted no es un anciano, aún puede cambiar un poquito… ¿Cómo trata a su esposa, a su madre, a su padre?

WILLIAM: ¿Pero qué le importa?

SIMÓN cierra con llave la oficina.

SIMÓN: ¿Por qué evade su responsabilidad? No sea pusilánime… dignifique su vida, confiese…

WILLIAM: ¿Qué?

SIMÓN toma las manos de WILLIAM con inusitada fuerza, y lo obliga a arrodillarse. WILLIAM no puede evitar despegar la vista del arma.

SIMÓN entra en un trance ritual.

SIMÓN: Diga conmigo: soy un padre mediocre.

WILLIAM: Soy un…

WILLIAM empuja a SIMÓN y se echa dos pasos atrás.

¿Pero porqué tengo que decir estas estupideces?

SIMÓN, amenazante, se abalanza sobre WILLIAM lo obliga a arrodillarse.

SIMÓN: ¡Dígalo William, dígalo! ¡Suelte sus prejuicios, lo puede hacer! ¡Dígalo!

WILLIAM: Soy un padre mediocre.

SIMÓN: Soy un hijo desafectado.

WILLIAM: Soy un hijo desafectado. No tengo porque seguir oyendo sus asquerosos comentarios. Yo sé muy bien lo que hago con mi vida…

SIMÓN: Liza Darmoet Urzúa…

WILLIAM entra en pánico.

WILLIAM: ¿Cómo lo supo?

SIMÓN: ¿Pero quién mierda cree que soy? ¿Le dije o no lo dije que era un profesional? Conozco bien a mis clientes, los intuyo fácilmente. Lo predecible y volubles que pueden llegar a ser… Detesto sus debilidades, su afán de consumo, su falta permanente de integridad…

SIMÓN se estira en el sofá de cuero.

SIMÓN: Me está comenzando a desilusionar, William, había depositado demasiada confianza en usted…

WILLIAM intenta recomponerse. Se sienta frente a SIMÓN.

WILLIAM: ¿De dónde sacó toda esa información?

SIMÓN: ¿Cuál de todas?

WILLIAM: Lo que dijo recién…

SIMÓN: ¿Por qué no se atreve a decirlo con sus palabras?… Nadie se atreve a reconocer sus errores y sus cochinadas hoy en día… Todo es eufemismo, me da náuseas. Su amante Liza, William… Eso es la pura y santa verdad…

WILLIAM: No. No es cierto…  No es mi amante… No tiene pruebas…

SIMÓN extrae unos papeles de su chaqueta.

SIMÓN: Que conste que usted está haciendo esta historia más vulgar de lo que es…

SIMÓN se pone sus lentes.

SIMÓN: “Jueves veinticinco de Noviembre, Hotel Toi et Moi, comprobante de tarjeta de crédito del señor William O´ckinney Urzúa, valor treinta y siete mil pesos, habitación doble tipo cabaña, más alimentos. Lunes dos de Diciembre, Motel Huracán…

SIMÓN sonríe, plácido.

WILLIAM: Córtela, ¿quiere? ¿Y si se metiera en sus asuntos? ¿Acaso usted no tiene amantes?

SIMÓN: Sí, claro…

WILLIAM: ¿Entonces?

SIMÓN: Pero tengo auto propio, William…

WILLIAM: Tiene razón…

SIMÓN se pone de pie atacado por un golpe energético repentino. Se peina.

SIMÓN: Usted ya lo ve, las cosas están así entre usted y yo… y no puede reprocharme nada…

WILLIAM: Pero me acosa mucho…

SIMÓN: ¿Cómo que lo acoso?… Es usted el que vino hacia mí, reconózcalo, estoy dedicándole demasiado tiempo…

SIMÓN exhibe una fotografía con socarronería.

Sin embargo, su mujer es guapa.

WILLIAM siente que se va a desmayar.

WILLIAM: ¿De dónde sacó esa foto?

SIMÓN: ¿Qué importancia tiene?

SIMÓN observa de una manera perturbadora a WILLIAM.

SIMÓN: Lo he estado observando en el jardín de su casa, como se comporta con su mujer… y debo anunciarle que el mismísimo ciudadano Kane era más cariñoso con su mujer que usted…

WILLIAN: ¿Usted cree…?

SIMÓN: Definitivamente. Es rudo con ella. Insensible… ¿Cómo decirlo en una sola palabra? Usted la desprecia…

WILLIAM: ¿De verdad?

SIMÓN: Sí, así es… es porque no es complaciente… ¿No es cierto?…

Su mujer lo critica, lo pone en su lugar, y eso usted lo detesta con todo su corazón…

WILLIAM: Me llevo bien con Liza en el sexo…

SIMÓN: ¿Es por eso? ¡Bah! ¡Basura! Las mujeres le hacen creer a uno que es viril… Sin embargo, están simulando, mire…

EXTRAE DE UN CAJÓN UN RECORTE.

Un estudio de una universidad americana prueba que el ochenta por ciento de las mujeres prefieren que los hombres las lleven de compras a las grandes tiendas antes de hacer el amor con ellos… Al menos su mujer tiene un poco de ternura, de humanidad… Piénselo William, se lo digo con conocimiento de causa…

SIMÓN otra vez consume sus medicamentos.

SIMÓN alterado.

SIMÓN: Yo perdí a mi mujer por bruto… ¿quiere que le muestre unas fotos? ¿Qué desodorante usa, William? No se sienta ofendido, pero usted definitivamente no huele bien…

WILLIAM se huele los sobacos.

SIMÓN: Está demasiado nervioso… y aún no decide lo del auto… No le va a dar el gusto a su familia, jamás lo hace, por eso suda… Pero ¿sabe?… Ahora es demasiado tarde… Adiós William… Me esperan misiones otras misiones, otros clientes, otros momentos…

Adiós amigo… Déjeme presentarme. Soy Simón Aldonati Guzmán… Adiós.

SIMÓN le da un caluroso aunque humillante apretón de manos.

 

SECUENCIA 31. EXTERIOR AUTOMOTORA. DÍA

PÉTULA se cruza con WILLIAM y le coge del brazo, con agitación lo lleva a una oficina vacía, llena de retratos.

PÉTULA cierra con llave el lugar.

Se le pega fuerte, y lo arrastra hasta un sillón.

PÉTULA: Esos retratos que usted mira con tanta avidez son todos los clientes deudores de mi padre… Pronto usted estará al final de ellos… A menos que resista con hombría, William…

William, me pica todo… ¿Me puede rascar la espalda? Más abajo… más al centro… más a la izquierda…

¿Me disculpa un instante? Tengo que sacarme la blusa… ¿Tiene asco? ¿Tiene miedo? No me gusta quedarme a solas con mi padre…  Empieza usted a intrigarme mucho… Tienes unos ojos admirables, William… está temblando caballero… Obedézcame en todo… No deje me mirarme… estaré siempre vigilándolo… Me ocuparé de usted, totalmente… No tendrá tiempo de angustiarse de nada… ¿cómo penetra a su mujer? ¿Es tempestuoso?… Responda lo primero que se le ocurra… Acabe con mi angustia…

Por favor… Sáqueme esta amargura… No puede ayudarme… Lave mis pecados…

PÉTULA baja hasta el miembro de WILLIAM y se lo succiona de lo lindo.

LA PUERTA ESTÁ ABIERTA, y SIMÓN echa una mirada de soslayo. Respira hondo, abrumado por sus propios recuerdos. Vuelve a cerrar, con extraña gentileza. Como protegiendo el momento.

FUNDIDO AL NEGRO.

SECUENCIA 32. CASA. INTERIOR NOCHE

WILLIAM con su MUJER ven televisión, anuncios de automóviles.

FUNDIDO AL NEGRO

SECUENCIA 33. CASA. INTERIOR NOCHE

SIMÓN con su MAMÁ comen tomados de la mano frente al televisor viendo un filme de Glenn Ford.

FUNDIDO AL NEGRO

SECUENCIA 34. AUTOMOTORA. EXTERIOR DÍA

WILLIAM está acariciando el viejo automóvil de SIMÓN.

SIMÓN(OFF): ¿Recibió mi mail?

WILLIAM se sobresalta.

WILLIAM: Sí, gracias, pero ¿sabe?… Me quedé meditando y no quiero llevarme el auto coreano… Pienso que tiene razón, no me voy a dejar llevar por el consumismo y esas majaderías… Y quiero hacerle una oferta por su coche…

SIMÓN: No. Imposible. Pensé que le había quedado claro la otra vez.

WILLIAM: Pero déjeme hacerle una oferta…

SIMÓN: Imposible mi buen amigo… Ya lo vendí…

WILLIAM se afirma en el auto, el mundo le pesa.

WILLIAM: ¿Qué?

SIMÓN: Bueno… ”casi lo vendí”, lo lamento… Tengo un cliente de la política, que prefiere mantener su anonimato y que es un fan de mi auto y finalmente, tuve que acceder… el hombre puede llegar a ser ministro de Estado… No pude negarme…

SIMÓN que goza especialmente el momento.

SIMÓN: Pero y que le quede claro, nosotros no teníamos ninguna clase de compromiso, yo fui prístino al respecto…

WILLIAM: Le ofrezco más que el ministro…

SIMÓN: No insista mi amigo… Mire, aquí tengo el pre-contrato con mi cliente clasificado… Lea la cifra…

WILLIAM: ¡seis millones y medio de pesos!

SIMÓN: Así es… fue una oferta tan buena que no pude resistirme… Reconozco que está por sobre el plus promedio el precio… Nosotros habíamos hablado de cuatro y medio millón de pesos… Pero en fin, era un precio justo… yo… bueno, es cierto que se trataba de un recuerdo familiar, pero finalmente vencí mis escrúpulos, sobre todo pensando en la importancia de aquella amistad…

WILLIAM: ¡siete millones!

SIMÓN: ¿Perdón?

WILLIAM: ¡Le ofrezco siete millones!

SIMÓN: Inútil discutir…

Se toma su clásico medicamento.

SIMÓN: ¿De dónde va a sacar esa plata?

WILLIAM: Mi mujer…

SIMÓN: ¿Su mujer?

WILLIAM: Mi mujer tiene un departamento…

SIMÓN: ¿Venderá el departamento de su mujer?

SIMÓN hace amago de retirarse, enrabiado.

SIMÓN: No, mire, no quiero perjudicarlo… Francamente yo veo que usted es una persona esforzada, un buen funcionario público, el país necesita gente como usted, pero esa cifra es una fortuna para usted, y luego usted quiere vender el departamento de su mujer… ella nunca lo va aceptar…

WILLIAM: Ya lo vendí.

SIMÓN vuelve a cargarse con dos ginseng. Está feliz, radiante con las noticias, pero mantiene la dignidad del vendedor.

SIMÓN: ¿Ya lo vendió? ¿Sin preguntarle a ella?

WILLIAM: ¿Le molesta? ¿Qué le importa? Usted quiere siete millones por ese auto ¿no?

SIMÓN: El auto lo vale… pero dejemos todo como estaba… lo más importante ya está consumado, y es el hecho de que hemos llegado a ser buenos amigos… y eso vale más que todo el oro del mundo…

WILLIAM: Espere un poco… En toda mi vida jamás he tenido nada de valor, que valga la pena, trascendente… Mi vida afectiva, y usted me lo probó, es pobre… a causa mía, seguramente, pero mire, yo veo a mis padres, quizá ya no se quieren, pero tienen su casa… ¿qué tengo yo?… Nada. Nada.

Quiero darle distinción a mi vida Simón… Y usted puede ayudarme… ¿No me prometió ayuda?… Usted empeñó su palabra amigo, no escamotee su promesa, se lo ruego…

WILLIAM se aproxima sobrecalentado al automóvil.

WILLIAM: Si yo tuviera ese auto, me sentiría tan orgulloso…

SIMÓN: Me emociona que haya captado mi mensaje, William… Pero para serle franco, me da mucha pena haberlo inmiscuido en este asunto, olvídese ahora, se lo imploro, cómprese es station a precio razonable y pagadero en cuatro años con bajo interés…

SIMÓN detiene a WILLIAM que quiere entrar al auto.

WILLIAM: ¡siete millones y medio!

SIMÓN respira agitado.

SIMÓN: Tómelo de la manera siguiente. Usted y yo ahora somos buenos amigos. Usted ha aprendido cosas fundamentales y yo me siento orgulloso de haberlo ayudado…

WILLIAM: ¡Ocho millones, ocho y medio millón, nueve, diez millones de pesos, Simón!

SIMÓN se sienta dentro del automóvil, enciende un puro.

SIMÓN: Me ofende… ¿Qué cree que soy? Le dije que no deseaba perjudicarlo… Modérese, William… Ya vio lo que produce la codicia, que todo lo quema y todo lo devora. Usted es un empleado público solamente, tome en cuenta eso, resígnese… Acéptelo…

SIMÓN sale del auto y lo cierra con llave.

SIMÓN: Ahora si me disculpa.

SIMÓN entra a su oficina.

WILLIAM se queda tembloroso, frente a su objeto amado. No puede resistir y lo acaricia. Aferrado sin poder alejarse. WILLIAM solloza, avergonzado.

SIMÓN(off): Mire, me da no se qué verlo así… Voy a proponerle lo siguiente. A título de simple amistad… Solo porque ha comenzado a encariñarme con usted… Se lo voy a prestar todo el fin de semana, aquí tiene las llaves y los documentos…

WILLIAM: ¿Está seguro?

SIMON: No. Mire. Voy a proponerle algo mejor aún. Se lo presto para que vaya a sus vacaciones. Quiero que lo disfrute, que haga feliz a su familia, pero lo quiero aquí de vuelta en un mes exactamente. ¿De acuerdo? No queremos enojar a nuestro amigo ministro ¿no cierto?…

WILLIAM corre dentro del auto. Como un niño con su Go-Kart de diez años, lo enciende, mientras SIMÓN lo ayuda a salir.

PÉTULA sale a encontrarse con WILLIAM, y le habla al oído por el costado del conductor.

PÉTULA: No me deje sola con mi padre William… Tengo una bola de angustia en el estómago… ¿No me quiere? ¿Por qué no me lleva con usted? ¿Capituló William? Le dije que no lo hiciera… Si me deja sola lo voy a matar…

POR EL OTRO LADO DEL AUTO, SIMÓN

SIMÓN: Una última condición: Luego que me devuelva el coche, nunca más se vuelva a hablar del asunto ¿ok?

WILLIAM SALE DISPARADO DEL LUGAR COMO EN BUSCA DE LA CÓMICA LIBERTAD.

FUNDIDO AL NEGRO.

SECUENCIA 35.  PLAYA. EXTERIOR DÍA

WILLIAM EN EL AUTO CON LA FAMILIA EN LA PLAYA

FUNDIDO AL NEGRO.

 

SECUENCIA 36.INTERIOR. TARDE

SIMÓN CON SU MADRE

FUNDIDO AL NEGRO.

SECUENCIA 37.BAÑO AUTOMOTORA. INTERIOR DÍA

PÉTULA CON MARTÍN, DROGADA, EN EL BAÑO

DE LA AUTOMOTORA.

MARTÍN: Ayer la vi hablando con ese inepto. Me apenó.

PÉTULA: ¿Me espía?

MARTÍN: Desde el primer día que entré a trabajar a esta automotora, Pétula. ¿Ya ha reflexionado sobre lo que le dije el otro día?

PÉTULA: He pensado en ello.

MARTÍN: ¿Y qué ha decidido?

PÉTULA: ¿Necesita saberlo?

MARTÍN: Evidentemente.

PÉTULA: No soy una máquina.

MARTÍN: No me ha respondido nada.

PÉTULA: No me ha hecho ninguna pregunta decente.

MARTÍN: No me gusta su tono.

PÉTULA: Ni siquiera sé quién es usted.

MARTÍN: Yo en cambio, sé todo sobre usted.

PÉTULA: Quisiera estar sola.

MARTÍN: Nunca más estará sola.

PÉTULA: Usted mantenga sus manos fuera de mí.

MARTÍN: Usted manténgase lejos de ese atorrante.

¿Para qué llevaba esa vida? ¿Tiene un comentario?

PÉTULA: Todo es personal.

MARTÍN: ¿Para qué siente todo ese odio contra su padre, usted lo sabe?

PÉTULA: Está completamente equivocado ¿le gustan mis respuestas?

MARTÍN: La ayudaré a zafarse de su padre. Me apena, porque el viejo me cae bien. Pero es hora de ordenar este lugar. Usted y yo, pura dinamita. ¿No lo cree?

 

MARTÍN SE ABALANZA FUERTEMENTE Y MUY IMPERTINENTE A BESAR A PÉTULA, LA MUY COQUETA, SE DEJA.

LUEGO LO ESCUPE, Y SALE.

FUNDIDO AL NEGRO.

 

SECUENCIA 39.INTERIOR AUTOMOTORA. DIA

SIMÓN se asombra al observar a un WILLIAM bronceado y hasta buen mozo entrando a la automotora.

SIMÓN: ¿Lo disfrutó?

WILLIAM: Mucho.

SIMÓN: ¿Hizo feliz a su familia?

WILLIAM: Inmensamente.

SIMÓN: Bien, ahora promesas son promesas…

WILLIAM: Sí, aquí están las llaves…

SIMON: Ahora despidámonos de una vez…

WILLIAM le mantiene agarrada la mano.

SIMÓN: No crea que no me afecta este asunto…

Comenzaba a acostumbrarme a usted…

WILLIAM: Yo también… sentía cómo…

SIMÓN: Con… un hijo…

WILLIAM: y su padre…

SIMÓN: Es una lástima…

WILLIAM: No es justo…

SIMÓN: Pero tenemos que actuar conforme… Nada nos ata ahora…

WILLIAM: A menos que…

SIMÓN: A menos que… ¿qué?

WILLIAM: Usted me venda su coche…

SIMÓN: guarda un largo silencio.

WILLIAM: Sería la única manera de conservar la amistad.

SIMÓN: Que ya es una cofradía… Un sitio donde podemos desahogarnos… comprendernos…

WILLIAM: En medio de tanta imbecilidad…

SIMÓN: Y de inmoralidad…

WILLIAM: Piénselo SIMÓN… Sin el auto no habrá ninguna razón para vernos…

SIMÓN: Tiene razón…

OTRO LARGO E INTENSO SILENCIO.

WILLIAM: ¿Lo va a hacer?

SIMÓN: ¿Qué cosa?

WILLIAM: Romper el trato con su ministro…

SIMÓN: No hay ningún trato, William…

WILLIAM: Sí, no hay ningún trato…

SIMÓN: ¿Cómo lo sabía?

WILLIAM: Porque soy un profesional… como usted…

WILLIAM saca un papel de su bolsillo. Lee.

WILLIAM: Helena Straasky Ramírez.

SIMÓN: ¿Cómo lo sabe?

WILLIAM: 40 años, morena, hija de refugiados judíos polacos, su mujer… lo abandonó por acusaciones de “crueldad física y mental”.

SIMÓN: ¿De dónde sacó eso?

WILLIAM: Fraude y estafa al fisco año 1991-1995 por ciento quince millones de pesos…

SIMÓN: Estuvo en Dicom…

WILLIAM: Tenía que defenderme de usted, Simón.

SIMÓN: Entonces… ¿ya sabe?…

WILLIAM: Sí… qué me está timando…

SIMÓN: ¿Por qué quiere el auto entonces?

WILLIAM: Porque “deseo” su auto. Quiero que cambie mi vida. De hecho, ya cambió ¿lo notó?… Y es cierto que le tomé cariño, Simón…

SIMÓN: Sí, yo también…

WILLIAM: Un millón…

SIMÓN: ¿Un millón?

WILLIAM: Un millón…

SIMÓN: ¿Un millón por mi auto? Ofrézcame algo que no me haga sentir el peor vendedor del mundo… No me humille más, William…

WILLIAM: De acuerdo… un millón y la posibilidad de nuestra amistad en la forma que lo estipule…

SIMÓN: Es un trato…

WILLIAM se sube al auto. SIMÓN besa el auto, como despedida, muy sentimental.

WILLIAM: ¿Qué quiere amigo?

SIMÓN: No, nada…

WILLIAM: ¿Cómo que nada? Si se viera en el espejo retrovisor se daría cuenta de la mirada repugnante que tiene, de perro faldero que se despide de su amo…

SIMÓN: Sí, es cierto, me estaba despidiendo…

WILLIAM: ¿De mí?

SIMÓN: No me haga sufrir, William.

WILLIAM: ¿Lo va a echar de menos, demasiado?

SIMON. Será difícil separarse… Después de todo estos años juntos… Yo lo cuidaba mucho… como un padre con su único hijo…

SIMÓN que está al borde del colapso.

SIMÓN: ¿Y si deshiciéramos el trato? Se lo imploro William…

WILLIAM: ¿Me dijo, William? ¿En qué momento le autoricé a usar mi nombre? ¿Sabía que aborrezco su exceso de emotividad? Usted me recuerda a alguien, desesperadamente…

SIMÓN ARRODILLADO, SE ABRAZA A WILLIAM, SIN COMPOSTURA, WILLIAM COMIENZA A ARRASTRARLO EN SU MARCHA HACIA EL AUTO.

SIMÓN: William, se lo ruego… Yo soy capaz de cualquier cosa si usted…

WILLIAM: ¿Qué hace? ¡No lo toque! No soporto verlo degradarse de esa forma… Usted me recuerda a alguien, definitivamente…

SIMÓN: Perdón… Perdón… Pensé que iba a poder hacerlo, pero estoy demasiado acostumbrado…

WILLIAM: No sea marica ¿quiere? ¡Déjese de lloriquear! ¿Qué quiere ahora?

SIMÓN: Nada.

WILLIAM: Dígalo, amigo… Dígalo…

SIMÓN: No me torture más por favor…

WILLIAM: Confiéselo. Simón…

SIMÓN: Confieso que siento envidia…

WILLIAM: ¿Por qué, hijo mío?

SIMÓN: De usted… de su nueva vida con el auto… Yo…estoy solo… Yo he perdido mi coche… Yo he perdido a mi hija… ¿Sabe dónde está?… Yo he perdido a mi madre… Y ahora lo he perdido a usted… Usted ya no me necesita, es demasiado doloroso…

WILLIAM: Confiesa todo hijo…

SIMÓN: Necesito el auto…

WILLIAM detiene el automóvil. Se baja.

WILLIAM: Noté que le tirita un ojo… ¿es astigmático?

SIMÓN: ¿Cómo lo notó?

WILLIAM: Este producto es extraordinario en estos casos…

LE LANZA SPRAY en el ojo.

WILLIAM: Déjese de gritar ¿quiere? ¿Busca algún auto en particular? ¿Quiere que probemos este coche?

SIMÓN: ¿Es posible?

WILLIAM: ¿Por qué no?

SE SUBEN AL AUTO.

 

SECUENCIA 40. AUTO. INTERIOR. DÍA

WILLIAM AL VOLANTE.

WILLIAM: Usted me cayó bien. No es frecuente… Normalmente detesto a la gente… Mire lo que voy a hacer… Le voy a demostrar por qué este automóvil es una joya…

WILLIAM ACELERA.

WILLIAM: ¿Notó la diferencia? Es inmediato. Apenas pone su trasero uno comienza a notar los cambios. Lo primero, el arranque por eyección es hiper garantizado… Yo acelero, muy ligeramente, y los sensores trabajan a full por contacto fluido… ¿Vio?…

No puede comparar este auto noble y prodigioso con la chatarra oriental que nos invade día a día, amigo… ¿Tiene hijos? ¿Los disfruta? Y ahora concéntrese… tomemos un engranaje de construcción regular… ¿Qué tenemos? Tracción superior a mil por ciento… ¿Me está siguiendo?…

Abra la ventana… me da asco su perfume… Lo que yo puedo es prepararle un plan de pagos muy conveniente. Usted me recuerda a alguien… Pasa muy de vez en cuando, es químico… ¿sabe?… ¿Me está siguiendo amiguito?

WILLIAM ACELERA CADA VEZ CON MÁS FUERZA

SECUENCIA 41. AUTOMOTORA. NOCHE

SIMÓN consume homeopatía, ensimismado, en su oficina en la automotora. Afuera truena.

SECUENCIA 42. INTERIOR AUTOMÓVIL. NOCHE

WILLIAM en su automóvil ve a PÉTULA en la penumbra, a la entrada de la automotora, sola. La observa un instante largo. Luego se aleja.

 

SECUENCIA 43. INTERIOR EXTERIOR AUTOMOTORA. NOCHE

PÉTULA A LA ENTRADA de la automotora en la noche tormentosa, hablando a cámara:

PÉTULA: “¿Me llevaría con usted?” le dije a William. “¿Me liberaría de esta cárcel?” le insistí…

“Iría con usted hasta el fin del mundo” me contestó William… Eso me dijo hace un año. Un año pasó desde que lo vi por última vez. “¿Me recordará siempre corriendo empelota en un campo en el sur de Chile?”, fue lo último que le dije.

FIN

Parlamento de Arte y Cultura: Carmen Luisa Letelier, Premio Nacional de Música.

La Corporación Cultural Nuevo Horizonte de Paine da inicio a la publicación de un ciclo de entrevistas relacionadas con el arte y la cultura en general: «Parlamento de Arte y Cultura», lo hemos llamado.

Buscamos con esto poner a disposición de la comunidad painina y al público en general conversaciones con artistas y estudiosos de distintos ámbitos para conocer así, de un modo cercano, los detalles de cada disciplina.

Regularmente, encontrarán una entrevista en nuestro canal Youtube (CCNHPAINE) y en nuestro sitio web (nuevohorizonte.cl) .

Esperamos de este modo despertar el interés en el arte, en las ciencias, en la historia, en el quehacer humano y profundizar en aquellos factores que hacen que una persona dedique su vida a una disciplina.

Nos gustaría que los más interesados fueran principalmente los más jóvenes, aquellos que ya han tenido un impulso que los acerca al arte, al pensamiento humanista, a la ciencia.