INICIO

¿Platón o El Chavo del Ocho?

Pocas generaciones atrás, la enseñanza de la filosofía ponía valiosas herramientas de reflexión al alcance de los jóvenes. Hoy solo unos pocos, aquellos buscan por cuenta propia, se acercan a la filosofía.

Dado que la Corporación Cultural Nuevo Horizonte dedica su trabajo a niños y jóvenes, compartiendo con ellos, especialmente a través de su orquesta juvenil, es fácil darse cuenta de que hay en ellos un permanente cuestionamiento de la realidad, una búsqueda de explicaciones a las distintas situaciones que les toca vivir a medida que crecen (en todas las épocas ha sido así, es cierto). Se nota también que los adultos, sus familiares, sus profesores, no les ofrecen respuestas a esas interrogantes o no han contribuido a formar un conjunto de conocimientos que les permitan encontrarlas. Como consecuencia, es frecuente que los jóvenes recurran a aquello que los ha conquistado a través de la televisión, siendo sus fuentes  de explicación de la realidad El Chavo del Ocho, Los  Simpson o los mangas japoneses. Allí encuentran las pautas de vida, las instrucciones de lo que hay que hacer o dejar de hacer ante los asuntos importantes de la vida. Esto es nuevo, ya que pocas generaciones atrás la enseñanza de las culturas griega y romana en los colegios (y la filosofía asociada a ellas) ponía valiosas herramientas de reflexión al alcance de los jóvenes. Poco a poco, a partir de los años ochenta, se ha dejado de ofrecer a los jóvenes el estudio de la filosofía, cambiando a Platón por El Chavo del Ocho, podríamos decir.

Recientemente, ha circulado en internet una declaración de la Asociación Chilena de Filosofía (ACHIF) donde se afirma que el Estado ha dado el tiro de gracia a la enseñanza de estas materias, buscando suprimir la disponibilidad del estudio de la filosofía en los colegios técnico-profesionales. Más abajo copiamos dicha declaración, a cargo de una prestigiosa organización que adhiere a lo que a otros filósofos de América también les preocupa enormemente, al punto de acordar un conjunto de acciones que conduzcan a reponer los estudios de filosofía.

A causa de esta declaración, con el optimismo y entusiasmo que aparecen cuando se tiene por delante una buena causa, me pregunto por la respuesta que daríamos a un joven que pregunte

¿Qué es la Filosofía?

Aquí van algunas ideas que pienso podrían ser parte de la respuesta.

La filosofía es una interpelación al saber, la exigencia de explicaciones. Nacemos en un mundo de creencias, de saberes. Basta con ver nuestra vida cotidiana, somos socializados a través de un cuerpo de saberes, un cuerpo de saberes que siempre ha existido. El filósofo interpela esos saberes. Así nació la filosofía en Atenas hace 2500 años, con interpeladores de la sociedad ateniense. La filosofía tiene que ver con la inquietud mental. Mientras las llamadas filosofías orientales, que sería más apropiado llamar sabidurías orientales, tienden a aquietar la actividad racional, la agitación mental, la “cogitatio”, la filosofía hace lo contrario. Si no hay ansiedad, si no hay curiosidad, si no hay malestar, si no hay interrogación, si no hay disconformidad, no hay filosofía. No hay mejor filosofía que aquella que nos crea problemas allí donde no había problemas, la filosofía es una molestia, nos preocupa, nos ocupa, con nuevos problemas y nuevos enfoques, es como rascarse donde no nos pica. La filosofía no es una sabiduría sino una interpelación al saber. Socrates lo dice: solo sé que nada sé.

Martin Heidegger y Hannah Arendt

La filosofía tiene que ver con la historia de la humanidad, con el quehacer de los seres humanos y con el lenguaje en cuanto el hombre es un ser hablante que razona (lo que nos diferencia del resto de los seres vivos).

¿Qué no es la Filosofía?

La filosofía no es una sabiduría, no es una revelación, no es el acceso a un modo de conocimiento diferente al que tiene el común de los mortales. La filosofía tampoco ayuda a lograr un nivel de conocimiento superior, el filósofo forma parte de la multitud, es uno más. Nadie se salva de ser al mismo tiempo multitud y unidad. Ser parte de una multitud no es un problema. El problema es uno. No nos morimos o somos felices en multitud, sino de a uno. Tampoco la filosofía ayuda a ser mejor persona. Para ser mejores no es a esto a lo que tenemos que dirigirnos, quizás haya que dirigirse a Jesús, a Buda o Confucio.

Darío Sztajnszrajber

¿Para qué sirve la filosofía?

La filosofía no sirve para nada práctico, no genera nada tangible, no es valorable en dinero. Es un medio que nos permite buscar el sentido de las cosas, interrogarnos, estudiar. A través del conocimiento de los filósofos podemos entender mejor el mundo que nos rodea. Dos ejemplos prácticos: en los últimos años la llamada “ideología de género” ha sido un tema de debate que nos ha ocupado mucho tiempo y energía. Bueno, los líderes políticos que han empujado esos cambios se basan en el pensamiento de conocidos filósofos, en sus planteamientos encuentran la justificación de esos cambios. Para el tema del aborto también hay planteamientos filosóficos que nos ayudan a entender mejor las ideas de vida, Dios, libertad, sociedad, etc. Al final, cada uno se hará cargo, si necesita aplicar el conocimiento filosófico. Quizás lo aplica en seguir estudiando, en seguir pensando, o lo aplica en su trabajo, o en sus relaciones con los demás, o en la educación de sus hijos.

Rodolfo Silva
Corporación Cultural Nuevo Horizonte

Paine, febrero de 2018

 

¿Qué se pierde en una educación sin filosofía?


Marginar a los estudiantes de establecimientos técnico-profesionales de la formación filosófica, de suyo irrepetible, representa una arbitrariedad injustificable y un riesgo social. Pese a que éstos respondan a un perfil de egreso distinto al de los colegios científico-humanistas, es claro que deben vivir la experiencia del cuidado de sí y, con ello, la experiencia del otro, pues es tal experiencia la que permite al ser humano volver la mirada responsable hacia la comunidad y su entorno.

Por Asociación Chilena de Filosofía (ACHIF) / 12.02.2018

La Unidad de Currículum y Evaluación del Ministerio de Educación impulsó una nueva propuesta de las bases curriculares para 3º y 4 º medio que, entre otras cosas, extendía las horas de filosofía a los colegios técnico-profesionales. Sin embargo, para preocupación de la comunidad filosófica nacional, el Consejo Nacional de Educación (CNED) ya ha rechazado por segunda vez dicha propuesta el 24 de noviembre de 2017 y está pendiente una próxima votación. Ciertamente, una nueva negativa del CNED implicaría una situación grave para el futuro de la enseñanza de la filosofía en Chile, tal como ya ha sido manifestado en múltiples cartas y comunicados publicados en diversos medios de información. Se destaca en ellos, con justa razón, que en el caso de disminuir las horas de filosofía nuestros jóvenes se verían perjudicados en su desarrollo integral, siendo privados de un espacio que históricamente constituye uno de los más idóneos para la reflexión, la creatividad y la crítica. Adicionalmente, se suprime una posibilidad de crecimiento cultural complejo, que de suyo ya es valioso en cuanto enriquece y matiza las propias convicciones. A nivel de país, se ha subrayado igualmente que una generación educada sin un espacio adecuado para la filosofía no puede sino dar razones de peso para presagiar un estancamiento de la misma sociedad, integrada por una población potencialmente acrítica e incapaz de reflexión autónoma.

El destino incierto de la filosofía en la educación escolar se debe al problema de la optimización del tiempo para garantizar una formación sólida sin saturar la jornada escolar. Y, claro está, la pregunta siempre válida parece ser: ¿hasta qué punto conviene sobrecargar a nuestros jóvenes con horas de filosofía, sobre todo a estudiantes pertenecientes a colegios técnico-profesionales? Sin embargo, antes de plantear esta pregunta quizás convenga hacer una aún más de fondo: ¿Qué idea de país, esto es, de sociedad avala esta manera de entender la educación? Lo cierto es que Chile quiere consolidarse como un país competitivo. Mas, pudiendo esto implicar avances, cabría también considerar que la competencia misma es la que promueve determinados valores que conducen a una idea general de sociedad respecto de la cual habría que evaluar si efectivamente estamos dispuestos a asumir. Quizás un diagnóstico como el que ya hacía el filósofo chileno Jorge Millas en 1981 sea esclarecedor al respecto. A su juicio, se habría sustituido “el valor de la eficiencia propia de la educación universitaria por la eficiencia económica”, lo cual redundaría en la imposición de un “espíritu competitivo” por sobre los valores educacionales. La situación actual no parece ser tan distinta a la diagnosticada por Millas, salvo que hoy en día dicho espíritu de competencia ha terminado por extenderse a la educación escolar. En efecto, es ésta la que hoy en día debe brindar a las generaciones futuras habilidades concretas que las vuelvan eficaces en sus áreas de ocupación, en función de su competitividad profesional. Mas, bajo este respecto la filosofía sí cumpliría con tales exigencias, en la medida en que favorece el desarrollo de las así llamadas “habilidades blandas”. Habilidades de las cuales, dicho sea de paso, los/as estudiantes técnico-profesionales parecieran no tener derecho a obtenerlas, tal como lo indicaría la negativa del CNED a la propuesta curricular del Ministerio.

Entonces bien, ¿por qué mantener la filosofía en los colegios? ¿Por qué incluso ampliar su enseñanza a los establecimientos técnico-profesionales? En otras palabras, ¿cuál es el beneficio de resguardar un espacio para la filosofía en la educación secundaria y que el CNED aún no ha advertido? Garantizar el espacio para la filosofía en el currículum escolar se relaciona directamente con una idea amplia de educación. Entre las disciplinas que se enseñan en los establecimientos, la filosofía es una en la que paradigmáticamente ocurre una formación doble. Por un lado, se fomenta el cultivo de sí mismo, cura sui, más allá de las restricciones de la búsqueda de la utilidad y del espíritu competitivo; y, por otro, dicho cultivo de sí tiene un impacto fundamental para la vida en comunidad. En efecto, mediante la filosofía nuestros jóvenes se confrontan con una búsqueda del saber que incumbe propiamente a sus inquietudes personales, y con la que aprenden que es necesario muchas veces tomarse el tiempo apropiado para esta tarea sin atender a los tiempos apremiantes de la eficiencia. La naturaleza propia del estudio de la filosofía enseña, así, que el avance en la indagación de sí mismo es dificultoso, pero a la vez satisfactorio tanto para sí como para los otros, pues solo quien sabe y conoce el bien de sí puede realmente asumir responsabilidades e incluso cuidar a los otros.

Por ello, quizás la pregunta no sea qué se gana conservando a la filosofía en los colegios, sino más bien, qué es lo que nuestras futuras generaciones podrían perder privándose de ella. Ante todo, lo que se obstaculiza es la oportunidad de aprender el cultivo de sí mismo. Mientras otras disciplinas nos ponen en relación con objetos de estudios particulares, lo cual es, por supuesto, sumamente importante, la filosofía es una disciplina que nos vuelve una inquietud para nosotros. Y es el cultivo de tal inquietud el que adquiere un significado fundamental, en tanto favorece la constitución de una sociedad democrática, justa y equitativa, una sociedad que supone, ante todo, que el otro aparezca en su valor propio, justamente cuando cada ‘yo’ se reconoce a sí mismo en la legitimidad del ‘nosotros’. Así, entonces, marginar a los estudiantes de establecimientos técnico-profesionales de la formación filosófica, de suyo irrepetible, representa una arbitrariedad injustificable y un riesgo social. Pese a que éstos respondan a un perfil de egreso distinto al de los colegios científico-humanistas, es claro que deben vivir la experiencia del cuidado de sí y, con ello, la experiencia del otro, pues es tal experiencia la que permite al ser humano volver la mirada responsable hacia la comunidad y a su entorno, reconociendo en ellos valores propios más allá de la utilidad y la eficiencia que fomenta la competitividad.

Así, planteadas estas razones en defensa de la filosofía tanto por colegas filósofos y educadores como por la REPROFICH y ACHIF, apelamos al buen criterio de las autoridades en el campo de la Educación y les preguntamos directamente si están dispuestos a privar a nuestras generaciones actuales y futuras de esta área única y tan particular como es la filosofía. Por nuestra parte, esperaríamos que estas y otras razones en su defensa sean escuchadas y podamos continuar con un diálogo que se centre en las razones de fondo respecto de su permanencia en los colegios, más allá de la búsqueda y defensa de criterios más bien técnicos, que no hacen justicia a su papel real en la formación de nuestros jóvenes.

Asociación Chilena de Filosofía (ACHIF)

Directiva
Presidente: Patricio Mena, Vicepresidente: Felipe Johnson, Secretario: Cristóbal Vargas, Tesorero: Samuel Herrera.

Comité Académico: Diana Aurenque, Loreto Paniagua, Enrique Muñoz, Mauricio Mancilla

Mi opinión de mierda es más valiosa que el prerrafaelismo

“Hilas y las ninfas” muestra a un héroe griego siendo seducido por criaturas que lo arrastran a su muerte. Fue restado de la exhibición de la Galería de arte de Manchester, en una decisión que se tomó en sintonía con los movimientos feministas.

Reproducimos a continuación un comentario al respecto, a cargo del conocido escritor y periodista español Juan Soto Ivars.

“Tremendo revuelo el que ha producido la decisión de Clare Gannaway, directora de la Galería de Arte de Manchester, de retirar el cuadro del prerrafaelita John William Waterhouse titulado ‘Hylas y las ninfas’ de la sala ‘En busca de la belleza’. La directora se ha apresurado a explicar que su afán no es censor, porque los calvinistas contemporáneos son así, no les gusta que se llame a las cosas por su nombre, y que ella y la artista Sonia Boyce lo que quieren es fomentar un debate. Se ve que en Manchester, para fomentar un debate, hay que esconder un cuadro. Y ha dicho también que la pintura volverá a colocarse en las paredes de la galería (un alivio) no se sabe cuándo (es lo de menos), en cuanto este debate se haya celebrado.

Bien. A mí es el debate lo que me inquieta. Ahora, en el museo más importante de Manchester, en vez de un hermoso cuadro pintado por un artista hay colgados una serie de post-its en los que la gente expresa su opinión. Es decir: una pared levantada para soportar el peso de las obras de arte se ha convertido en un puñetero time line de Twitter. Bravo.

La directora ha pensado que entre sus responsabilidades, por encima de la conservación, la explicación y la exhibición de las obras de arte, está dar a la gente informada o desinformada, que esto no importa un pimiento, un espacio más para que comuniquen al mundo sus opiniones. Antes de que la red social nos acostumbrase a convivir con toda clase de opiniones desinformadas, entre las que incluyo muchas de las mías, la decisión de Gannaway hubiera podido resultar pintoresca. Pero ahora, cuando las corrientes embravecidas de indignación irreflexiva consiguen tumbar obras artísticas, el asunto debe leerse en una clave diferente.

Existe una diferencia abismal entre estos análisis sesudos y el tipo de opinión que la señora Gannaway ha metido en su museo.

Gannaway ha dicho que el cuadro cosifica a la mujer. Nada que objetar a eso. La interpretación del arte desde una perspectiva de género es enriquecedora y aporta elementos interesantes y polémicos a los archiaburridos debates culturales. Hay muchos estudiosos que investigan cómo se filtra el machismo en todas partes. A la luz de estos análisis se producen discusiones. Se establecen teorías que refutan otras teorías, y que serán refutadas a continuación por las siguientes. A veces se dicen tonterías y a veces se da en el clavo. Pero existe una diferencia abismal entre estos análisis sesudos y el tipo de opinión que la señora Gannaway ha metido en su museo. Para los primeros hace falta estudiar. Para las segundas, basta con una cuenta de Twitter y una sensibilidad.

Sumisión

Hagamos un breve repaso y veremos adónde nos está conduciendo la sumisión de los prescriptores culturales ante las opiniones desinformadas, sensibilísimas y escandalizadas de cientos de miles de personas que no se paran a pensar ni diez segundos en lo que van a tuitear:

Amazon se plantea no distribuir la próxima película de Woody Allen para evitar las represalias de Twitter, donde mucha gente opina que el cineasta es un monstruo. Las obras de Kevin Spacey y Louis CK han sido extirpadas de Netflix y HBO con carácter retroactivo. La National Gallery de Washington ha retirado de forma indefinida las obras de Chuck Close porque algunas de sus modelos dijeron que se desnudaron sin ganas. El Museo Metropolitano de Nueva York ha llegado a plantearse si retiraba el cuadro ‘Teresa soñando’ de Balthus porque a un puñado de ignorantes les parecía una apología de la pedofilia, aunque por suerte no lo ha hecho. Y en la libérrima Francia, cuna de las libertades individuales, la editorial Gallimard ha decidido que sus lectores no son suficientemente adultos como para leer el panfleto antisemita de Céline, pese a las anotaciones contextualizadoras y explicativas que traía la edición.

Me pregunto, ¿en serio queremos ir a ese lugar? ¿Queremos que una masa infantilizada nos trate como a críos influenciables y nos apague la tele cuando va a salir un escote? Estamos todo el día con nuestra sensibilidad heridita en la boca y se nos olvida que la sensibilidad también hay que educarla. Estamos todo el día opinando y se nos olvida que el criterio hay que formarlo con lecturas. Para esto precisamente sirve la cultura, que está siempre alcance de cualquiera dispuesto a hincar los codos o irse a un museo a ver prerrafaelismo.

Es la cultura lo que nos proporciona la libertad necesaria para no escandalizarnos ante una obra de arte. Por eso, son siempre los más ignorantes los que se ofenden al ver un cuadro. Es imposible que brote un debate enriquecedor de la decisión de quitar un cuadro de una pared. Todo lo más, gente a favor y gente en contra. Muy en la línea de Twitter. Como siempre. Como en todo.”

____________________

‘Hilas y las ninfas’
En la mitología griega, el joven Hilas es un héroe que fue partícipe de expediciones en busca de oro. Cuenta la leyenda que era tan hermoso que hasta Hércules se enamoró de él, otorgándole por su belleza cargos de poder y beneficios. Hilas fue un día en busca de agua y en la poza aparecieron atractivas ninfas, quienes lo seducían para que entrara, donde finalmente moriría ahogado. El poder de la belleza también puede llegar a matarnos, es lo que refleja la historia de Hilas. El pintor británico John William Waterhouse representó el mito en el cuadro “Hilas y las ninfas” (1896). La obra pertenece a las corrientes prerrafaelistas, que une el espíritu romántico de Inglaterra victoriana y el simbolismo que ya se expandía por Europa.

____________________

Juan Soto Ivars,  escritor y periodista español, investiga la nueva censura, la corrección política y los linchamientos digitales en su último ensayo, ‘Arden las redes: la poscensura y el nuevo mundo digital’ (Debate). También ha publicado ‘Un abuelo rojo y otro abuelo facha: manifiesto contra el mito de las dos Españas’ (Círculo de tiza) y novelas como ‘Siberia’ (Premio Tormenta 2012) y ‘Ajedrez para un detective novato’ (Premio Ateneo Joven de Sevilla 2013).

En su ensayo Arden las redes (Debate) acuña el término poscensura, con el que explica la nueva forma de censura que brota de las redes sociales. Es una censura que no emana del poder, y, por tanto, no es vertical, sino que es horizontal -posmoderna- porque emana de distintos grupos activos en las redes. No secuestra publicaciones o prohíbe conciertos, sino que genera miedo a decir ciertas cosas que pueden acarrear linchamientos en las redes sociales

Nicanor Parra a los 153

“Lear Rey & Mendigo”, la traducción de “Rey Lear” de William Shakespeare elaborada por el (anti)poeta chileno Nicanor Parra, sintetiza la totalidad de su propuesta antipoética.

El reciente fallecimiento de Nicanor Parra ha causado casi tanto revuelo como su paso por este mundo. Como es de esperarse, la prensa ha recordado distintas facetas de su vida, como la política, predominando en ese recuento la anécdota picaresca, el verso vulgar, la excentricidad, la capacidad de decir lo que pocos se atreven a decir. Me pregunto quién recordará en cincuenta años más a este Parra, el último de la generación más fructífera de una familia de artistas, qué será aquello por lo que su nombre seguirá repitiéndose.

¿Cómo mostrar el valor de la antipoesía de Parra a quien no es especialista o a quien no tiene experiencia leyendo poesía ni antipoesía?

Recurrimos a la tesis doctoral “Antipoesia em Lear Rey & Mendigo de Nicanor Parra”, de Antonia Javiera Cabrera, profesora e investigadora en la Universidad Federal de Santa Catalina, Brasil. ¿Qué nos dice la profesora en su trabajo?

En la historiografía literaria, Nicanor Parra es reconocido por ser uno de los poetas irónicos de la literatura chilena, creador, en la contemporaneidad, de una nueva escritura para la poesía y todo discurso: la antipoesía.

En efecto, Parra se hizo notar en el contexto cultural latinoamericano con los antipoemas, publicados en diversas antologías a partir de 1948.

“Lear Rey & Mendigo” es la traducción de “Rey Lear” de William Shakespeare, emprendida por Parra en 1991 a pedido de Raúl Osorio, entonces profesor de la Escuela de Teatro de la Pontificia Universidad Católica de Chile, y puesta en escena en 1992 como “El Rey Lear”. Allí Parra sintetiza la totalidad de la propuesta antipoética y simultáneamente levanta una suerte de teoría general del sistema antipoético creado por él.

Raúl Osorio, Director y Profesor de Teatro comenta un episodio de su trabajo con Nicanor Parra. (Abril de 2017)

 

Parra emprendió la tarea con una variada documentación, mayormente obtenida en un viaje de tres meses a Nueva York. En el Public Theater, accedió a los cuartos, folios, lexicon, concordances, Arte Métrica de Shakespeare, entre otras obras. Trabajó con dos versiones del texto original y una en inglés moderno, varias traducciones en español y estudios críticos de la obra, un glosario de Shakespeare en inglés y un concordance (diccionario que contiene cada palabra, simbología y uso del idioma que hace Shakespeare en cada una de sus obras conocidas hasta ahora). Estudió también la Concise Cambridge History of English Literature.

Chris Fassnidge, reconocido especialista en Shakespeare dice: “ […]creo saber a cabalidad que Parra es quizás el único de los grandes poetas vivos que puede darnos una versión, no sólo en español, sino que en chileno, de manera que la obra adquiera un sentido especial para un público contemporáneo, en Chile. Su gran ventaja es la de ser un poeta y acercarse así de manera distinta que si fuese sólo un académico traduciendo la obra. A través de su intelecto, Parra puede unir los mundos de la ciencia y las humanidades; pero, insisto, es su espíritu poético, con su dosis de dolor y alegría, profunda seriedad y completa irreverencia, el que le permite a este educado y penetrante académico lograr comprender instintivamente la sabiduría popular, sus expresiones, dichos, chistes y verdades que, estoy seguro, Shakespeare habría avalado completamente.”

Ya en “Hojas de Parra” había traducido el monólogo de Hamlet, época en que:

“[…] pensaba, como novato, que todas las traducciones eran malas. Pero ahora me doy cuenta de que ¡otra cosa es con guitarra! Y que no podría avanzar ni una jota sin las ocho traducciones [en español] que tengo aquí a mano. Mire, lo que más cuesta en Shakespeare es el vocabulario, tiene una sintaxis en-de-mo-nia-da. Uno conoce cada palabra, pero… ¡Vamos viendo! A veces no se entiende nada en absoluto, aunque exista el contexto”, decía Parra en una entrevista concedida a El Mercurio.

Como Shakespeare, Parra ensaya inusitadas combinaciones métricas, quiebra el ritmo, introduce palabras de grueso calibre; en fin, busca una forma que permita conciliar lo alto y lo bajo, lo solemne y lo vulgar, conforme se advierte en uno de sus artefactos: “Para traducir a Shakespeare /y comer pescado /cuidado: /poco se gana con saber inglés”//.

Fassnidge afirma que “desde el primer encuentro que tuve con Nicanor Parra, comprendí que su versión de Lear tendría un carácter único dentro del conjunto de las traducciones que se han hecho al idioma español”.

Puesta en escena de “El Rey Lear”. (1992)

Las traducciones existentes en español pecan, en la visión de Parra, por la censura al habla común, podándolo de todo lo que pudiera aparecer como conflictivo para el buen gusto académico y de las clases dirigentes, omitiendo las palabras y situaciones de grueso calibre que se dan de frentón en Shakespeare, al igual que en Cervantes (como los chistes colorados del Bufón en la versión de Astrana Marín).

Cuando Nicanor Parra expresa, en sus artefactos, que “No hay que dejarse llevar por el discurso cuico”, quiere evidenciar el esteticismo que oculta y enmascara los juegos de poder. La antipoesía, pues, populariza esos juegos chilenizando el discurso, en este caso de Shakespeare.

Por eso, utiliza los diversos modos para hacer comunicar el nuevo orden simbólico a la comunidad: “Buenas noches los pastores”, “apaga incendios con parafina”, “me dijo que veía todo patas arriba”, “en la carreta los bueyes y el carretero tirando”, “¿Cómo que porqué?”, “Hola Tata”, “Tome nota maestro”, “Déjese de cosas señor”, “Al primer canto del gallo”, “No se vaya a desmayar”, “Él no se da jamás por aludido”, “Premiaremos a quien le dé el bajo”, “Es la pura y santa verdad”, “Un poquitito de sentido común”, “Esto es el colmo de los colmos”, “Déjate de visajes epilépticos ganso”, “Gracias señor eso sería todo”, “No reacciona a los cachuchazos”, “Parecieran gustarte los coscachos”, “Quien te quiere te aporrea”, “La necesidad tiene cara de hereje”, “Aquí hay gato encerrado”, “libres de polvo y paja”, “donde mis ojos te vean”, etcétera.

Parra busca hacer hablar a Shakespeare no sólo en la lengua española, sino también en un código chileno eminentemente popular y al mismo tiempo tradicional y contemporáneo, rural y urbano; y no sólo bajo su código verbal sino que además se sirve de la psicología, la filosofía chilena, o mejor dicho, hispanoamericana. Eso no quiere decir desvío, pero sí una búsqueda por lo vital.

Rodolfo Silva
Paine, enero de 2017

“Opera para todos”, una esperanza para la provincia del Maipo.

Músicos chilenos y argentinos completaron la segunda versión de la cita que se convierte en la esperanza de contar regularmente con una muestra profesional de canto lírico en la provincia.

Un grupo de amigos, liderados por dos hermanos buinenses dedicados profesionalmente a la música en Buenos Aires, llevó a cabo en el verano del 2017 una muestra de canto lírico al aire libre, en la explanada que precede al Centro Cultural de Buin, en pleno centro, a un costado de la plaza de armas del pueblo. La recepción de esa primera versión fue buena, aunque, como es fácil imaginar, sin repercusiones en cuanto a la asistencia de público, sin justicia para los sueños que impulsaron su puesta en marcha y el esfuerzo realizado. La segunda versión, la de hace pocos días, contó con una notoria robustez de producción, una mayor difusión, asistencia significativa de público y resultados sin duda muy superiores, lo que hace pensar que fuimos testigos de una cita con enorme proyección en el tiempo.

La producción fue sin duda, cuidada. Se logró conformar una orquesta compuesta por cerca de cuarenta músicos profesionales, la mayoría de ellos muy jóvenes, buinenses o paininos, egresados hace poco de las universidades. Varios de ellos comenzaron en la música gracias a las orquestas juveniles y algunos dirigen ese tipo de agrupaciones. Esto permite vislumbrar a lo menos tres avances importantes en las últimas décadas: los resultados del modelo de orquestas juveniles, que han sido fuente de desarrollo para quienes de otro modo no hubieran descubierto la música, un mayor número de jóvenes dedicados a la música luego de recibir una sólida formación y la demostración de que es posible poner en marcha una orquesta sinfónica de calidad con músicos de la zona. La orquesta, en síntesis, muy bien.


La tecnología, hoy de fácil disponibilidad, permitió contar con un buen escenario e iluminación. Algo similar sucedió con la amplificación del sonido, aún cuando falta un mayor entrenamiento para el manejo de ese tipo de equipos y una locución que se ajuste más a lo habitual en este tipo de presentaciones, evitando entonaciones carnavalescas al momento de hacer las presentaciones.

Por otro lado, quedó en evidencia la gran falta que le hace a Buin una sala o un teatro dedicado a la música. Para quienes acostumbramos a escuchar orquestas, resulta muy extraño no escuchar los sonidos provenientes del instrumento, sino de una caja totalmente ajena a la música, esto es, un parlante (por más calidad que tenga).

Si esta vez alguien asistió por primera vez en su vida a una muestra de canto lírico, es muy difícil que no haya salido de la explanada del Centro Cultural de Buin totalmente seducido por la belleza. De eso no cabe duda. Quienes asistimos regularmente a la música, terminamos muy complacidos. A ello contribuyeron, sin duda, un repertorio muy bien seleccionado, el profesionalismo de los intérpretes, pero principalmente el “espíritu” o el “alma” de quienes ofrecieron la música, que establecieron una efectiva comunicación con el público y lo abordaron como “buenos vecinos”, con generosidad artística, sin falsas pretensiones, casi disimulando que durante el año integran el elenco estable de uno de los teatros más prestigiosos, como es el Teatro Colón de Buenos Aires.

Los solistas invitados fueron los siguientes:
Sonia Vásquez, Soprano (Chilena), Daniel González, Tenor (Chileno), Sabrina Sosa, Soprano (Argentina), Martín Benitez, Tenor (Argentino), Luz Suárez, pianista (Argentina), Nicolás González (Director).
Invitados especiales: Sonia Pino, ganadora del Festival de la Voz del Adulto Mayor de Buin 2017, Diego Martínez, guitarra eléctrica.

En lo extra musical, es destacable la notoria colaboración de la municipalidad de Buin, un fenómeno nuevo por estos lados, y la de la imprenta de partituras GM-Brüder Verlag, que desde Argentina aportó con una perfecta impresión de las partituras. Lamentablemente, estamos acostumbrados a la falta de interés que muestran en este tipo de iniciativas las tantas empresas que tiene sus sedes en la Provincia del Maipo.

Muy satisfechos, entonces, quedamos a la espera de la tercera versión de “Opera para todos”, que sin duda será igual o mejor que la de este año, y con la esperanza de su replicación en Paine, San Bernardo o Calera de Tanto, las otras comunas de la provincia.

Rodolfo Silva
Presidente Corporación Cultural Nuevo Horizonte de Paine

Fue inaugurada Historia de un cardo: exposición del pintor painino Jorge López Bozo.

Con su mirada pendiente de la naturaleza, los árboles y los flacos perros vagabundos y el recuerdo vivo de sus abuelos en la casa a los pies del cerro Challay en Paine, el pintor Jorge López Bozo nos ofrece una exposición retrospectiva con sus trabajos de los últimos 20 años.

La muestra fue inaugurada el 19 de diciembre y contó con la presencia de Diego Vergara, Alcalde de Paine, Verónica Arana, Directora Ejecutiva del Centro Cultural Miguel Letelier Valdés, Rodolfo Silva, Presidente de la Corporación Cultural Nuevo Horizonte, Sergio Errázuriz, ex alcalde de Paine, vecinos de la comuna y amigos del pintor.

Al finalizar la ceremonia, el músico painino Sergio Reyes improvisó música a partir de dos de las obras más significativas de la muestra.

Veintitrés obras recorren la experiencia creativa de López Bozo, comenzando con retratos y escenas inspiradas en los bodegones holandeses del siglo XVII, que lo ocuparon en sus inicios como pintor. El resto de los trabajos corresponden a la vanguardia en que el maestro has estado  sumergido hasta hoy, reflejada tanto en la temática de las obras como en la materialidad empleada.

Presentación de HISTORIA DE UN CARDO, exposición retrospectiva del pintor Jorge López Bozo

Los primeros días del pasado mes de noviembre el Festival Puerto de Ideas Valparaíso, que aborda los procesos creativos y cómo se gestan las ideas, tuvo entre sus invitados al filósofo alemán Boris Groys, quien ha dedicado parte de sus estudios al arte y su significado. Allí Broys afirmó que la sociedad en su totalidad no está bien informada sobre el arte contemporáneo y que no le interesa. Más aún, afirmó que “la minoría del arte siempre es vista como una minoría de gente loca”. Estoy de acuerdo con esta última afirmación y quisiera explicar por qué se aplica muy bien a la obra de nuestro destacado pintor painino Jorge López Bozo.

En primer lugar, el trabajo de López Bozo se ha enmarcado desde sus inicios en el ámbito de la vanguardia, esto es, aquel arte que trata de cambiar el entorno en que la gente vive, es decir, trata de cambiar sus vidas ordinarias abordando temas tabú y desordenando los parámetros creativos. Como consecuencia, el artista representa posiciones culturales que no son y no pueden ser populares. Es una función importante, porque de otra forma viviríamos en una cultura muy homogénea y aburrida. El artista se transforma así en un ser marginal, cuyos mejores admiradores son como ellos una minoría.

En segundo lugar, tal como lo ha expresado reiteradamente López Bozo, el pintor debe decir la verdad, creando obras que muchas veces contrastan con verdades artificiales o fijan la atención en verdades que incomodan a la mayoría.

Por otra parte, el artista ve lo que otros no ven, su mirada es distinta a la de la mayoría. Desde hace mucho tiempo la filosofía ha identificado al arte como una distinta forma de conocimiento, con su propio método. Así como existe el conocimiento científico, con su método científico, existe el conocimiento que otorga el arte, con su método que es la contemplación. Heidegger, dentro de los filósofos contemporáneos, afirma que las palabras no son suficientes, que las palabras nos limitan en la búsqueda de explicaciones acerca del sentido de la vida, una vida finita, y que el arte es la vía para encontrar el fondo de lo que no tiene fondo.

Finalmente, Jorge López Bozo recurre a lo que el dramaturgo Benjamín Galemiri llama la “caverna cultural”, esto es  aquel lugar dentro de nosotros donde se guardan los recuerdos de la infancia, que es una verdadera cantera donde habitan todos los personajes que pueden recrearse en una pintura, donde vive la madre, los tíos, los amigos y los otros yos que construyeron lo que uno es hoy.

Jorge Lopez se atreve y abandona la cotidianeidad  en que nos refugiamos, se enfrenta a lo desconocido y hace las preguntas usando esa forma de conocimiento que es el arte. Hace para ello alianza con la naturaleza, con el barro, con el cardo, con el perro huesudo, con la acacia roída por los años. Aferrado a ellos, con el alma sola, recorre en su mente o en su corazón (no lo sabemos) el campo, los parajes solitarios. Camina kilómetros buscando a la orilla del camino el cardo que como icono legendario completará el cuadro que busca perpetuar a la madre amada, la mujer cuya partida le desgarra su ser.
Rodolfo Silva, CCNH Paine

 

 

 

Círculo de Críticos de Arte de Chile premió a Helmuth Reichel, director de orquesta chileno radicado en Alemania.

El Círculo de Críticos de Arte de Chile, eligió lo mejor del año en cine, literatura, teatro, artes visuales, música, ópera y danza. Helmuth Reichel, director de orquesta chileno, fue galardonado por su labor junto a la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile durante su visita a nuestro país en el verano de 2017.

Recibieron también el importante premio: Trevor Pinnock con Emmanuel Pahud, junto a la Orquesta de Cámara de Postdam; Andras Schiff, pianista húngaro;
Sinfonietta de Amsterdam y Coro de Cámara de Holanda y Paolo Bortolameolli.

Helmuth Reichel Silva nació el año 1983 en Santiago, Chile. Inició sus estudios de violín a la edad de cinco años en el Conservatorio Nacional de Música de Santiago, trasladándose más tarde en 2002 a Alemania.

Luego de finalizar sus estudios de violín en Würzburg con distinción máxima y diplomado de solista, integró la Orquesta Filarmónica de Stuttgart y posteriormente la Neue Philharmonie Westfalen en el Teatro de la Ópera de Gelsenkirchen.

Completó su formación musical ingresando a la cátedra de dirección orquestal en la Musikhochschule Stuttgart con Per Borin y en la Musikhochschule Trossingen con Sebastian Tewinkel.

Ganador del Programa de Dirección Dirigentenpodium Baden- Württemberg, ha tenido la oportunidad de trabajar con destacadas orquestas en Alemania.

Ha dirigido también orquestas como la Orquesta Sinfónica de la Radio de Stuttgart, Sinfonieorchester Basel, Orchestre Victor Hugo Franche-Comté, Stuttgarter Philharmoniker, Stuttgarter Kammerorchester, Orchestra di Padova e del Veneto, Oltenia Filarmonica, Georg Enescu Philharmonic, Kammerphilharmonie Graubünden, Württembergische Philharmonie Reutlingen y la Südwestdeutsches Kammerorchester. Asimismo, ha trabajado junto a las orquestas juveniles Junge Deutsche Philharmonie y la Landesjugendorchester Nordrhein-Westfalen. Entre el año 2014 y 2016 fue director titular de la Sinfonieorchester der Katholische Hochschulgemeinde Freiburg.

L. van Beethoven: Symphony Nr. 9 in d minor op. 125 Final Movement (excerpt)
Orquesta Sinfónica Nacional de Chile Coro Sinfónico Universidad de Chile Helmuth Reichel Silva – Conductor Semanas Musicales de Frutillar 2017 Teatro del Lago, Frutillar – Chile

Luego de un exitoso debut frente a la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile en la temporada 2016, Helmuth Reichel fue invitado como director residente de los Conciertos de Verano de la Temporada 2017 de la misma orquesta, donde destaca la participación en las Semanas Musicales de Frutillar 2017 en el Teatro del Lago, Frutillar.

Debutó en Japón en la temporada 2017/2018 frente a la Tokyo Symphony Orchestra en el Muza Kawasaki Symphony Hall y con la Orchestra Ensemble Kanazawa en el Ishikawa Ongakudo Concert Hall. Junto a la Young Philharmonic Orchestra of Baden-Württemberg debutó en China en una serie de conciertos en la ciudad de Shanghai.


Otros conciertos han incluido invitaciones a la Sinfonieorchester Villingen-Schwenningen, Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, Orquesta de Cámara de Chile, Orquesta Clásica de la Universidad de Santiago, Orquesta Sinfónica de La Serena, Orquesta Sinfónica de Antofagasta y Orquesta Sinfónica de Concepción.

Luego de ser finalista del 54° Concurso Internacional para Jóvenes Directores de Besançon, Reichel está ganando rápidamente atención como uno de los directores jóvenes más interesantes y sobresalientes de sudamérica. Ha sido también galardonado con el 2o Premio del Sexto Concurso Alemán de Dirección Orquestal de Stuttgart y ganador del Orchestra Prize de Jeunesses Musicales Conducting Competition Bucharest.

N. Rimsky-Korsakov: Scheherazade (excerpt 2nd movement)
Tokyo Symphony Orchestra Helmuth Reichel Silva, Conductor
Muza Kawasaki Symphony Hall, Kawasaky – Toyko, Japan

 

Así fue el Concierto Dominical de noviembre de 2017

El Concierto Dominical ofrecido por la Corporación Cultural Nuevo Horizonte en el mes de noviembre marcó a lo menos dos hitos: presentó más de cincuenta músicos en el escenario y convocó a más de 150 espectadores. Público que resultó muy satisfecho tanto por la variedad del repertorio escuchado, con música clásica universal y música latinoamericana, como por la calidad de los intérpretes.

En el inicio, la Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte incluyó el estreno de su versión del Halleluia, de G.F. Händel, confirmando así que en los últimos meses ha tenido la capacidad de estrenar un trabajo por mes, lo que muestra sin duda un claro progreso en la forma de aproximarse a la música. La Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte estuvo conformada por 15 violines, 5 violas, 3 violonchelos  y 5 vientos

La segunda parte presentó a la Orquesta Sinfónica del Proyecto Música para la Integración, dirigida por el maestro Gustavo Montes de Oca.

Conformada por músicos profesionales migrantes radicados en Santiago de Chile, dicha orquesta es parte del Proyecto Música para la Integración, cuyos objetivos son la integración profesional extranjera en el campo musical y la promoción del desarrollo educativo, social y cultural en Chile a través de la enseñanza musical y la formación de orquestas infantiles en Chile. Fundada por la Lic. MSc. Ana Vanessa Marvez, hoy cuenta con el patrocinio de la UNESCO y el apoyo de varias municipalidades de la región metropolitana en Chile.

El repertorio comenzó con la interpretación de obras clásicas universales: El Divertimento II K.V.A.229, No 2, de W. A. Mozart, y el Concierto para dos Violines  Op.3 , No. 8, de Vivaldi, destacando esta última por el alto nivel de los solistas.

Siguieron a continuación obras de autores latinoamericanos: Caballo Viejo (Simón Díaz, Venezuela), Por una Cabeza (Carlos Gardel, Argentina), Libertango (Astor Piazzola, Argentina) y Fuga con Pajarillo, de  Aldemaro Romero (Venezuela). El cierre, coronado por entusiastas aplausos, fue con Aires de Venezuela, del venezolano José Terencio, que incluyó la mundialmente conocida Alma Llanera.

Luego del concierto, una quincena de asistentes al concierto partieron al restaurante Aculeufu, a unos 12 kilómetros del centro de Paine, camino a la Laguna de Aculeo, donde gracias a la acogedora recepción de sus dueños, un exquisito menú y precios especiales, se conversó de arte y música hasta pasadas las 6 de la tarde.

Como siempre, una estupenda cita la del domingo 5 de noviembre en Paine, el Corazón de Chile.

Fotos Orquesta Sinfónica del Proyecto Música para la Integración

Fotos Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte

HEROINA SE REVELA EN LA PLAYA

A través de la prensa pudimos enterarnos en estos días de un lamentable accidente ocurrido en una playa del litoral central. Durante el paseo de fin de año de una escuela de Melipilla, una de las profesoras acudió en ayuda de un estudiante que estaba en grave riesgo de ahogarse en el mar. La profesora perdió la vida en medio del oleaje, mientras que el joven estudiante logró salvarse. En cuanto hecho policial, contará este, sin duda, con la aplicación de todos los mecanismos formales disponibles para casos de este tipo: se hará una investigación que identifique responsables y sanciones, al mismo tiempo que se asignarán las indemnizaciones que correspondan. Hay aquí, sin embargo, otro aspecto que merece una reflexión.

Durante el último siglo nuestras vidas han estado regidas por prevenciones y resguardos que buscan pasar los días sin sobresaltos: contratamos seguros, todos los que se pueda para no perder el dinero invertido en nuestros bienes, instalamos cámaras de vigilancia o contratamos guardias para prevenir pérdidas materiales, definimos detallados protocolos de trabajo para evitar accidentes, etc. Nos hemos acostumbrado a vivir y a desear vivir sobre seguro, sin contratiempos. Una costumbre que ciertamente resulta muy satisfactoria porque nos permite llevar una vida cómoda. Hemos perdido, sin embargo, un atributo que a mi parecer está en la esencia del ser humano, un rasgo que lo enriquece y da valor a la cotidianeidad. Se trata del heroísmo. Héroe es quien profesa una moral heroica según la cual el principal valor a defender es el honor, una moral contrapuesta a la vigente, la moral burguesa, aquella donde el valor principal ya no es el honor, sino más bien el bienestar. Héroe es precisamente aquel que actúa sin tener nada seguro, el que actúa impulsado por un ideal superior, uno que no tiene equivalencia en moneda o bien alguno. El héroe se complace en el imprevisto, en la aventura, en la alta apuesta. La historia nos ha heredado nombres y hechos que están grabados en la memoria, desde los héroes griegos a los de nuestra historia patria.

Antígona desobedece porque las leyes humanas no pueden prevalecer sobre las divinas.

En el día a día, sin embargo, pareciera que se tratara de seres imposibles de encontrar y, en consecuencia, nos resulta poco verosímil pensar que nosotros mismos podríamos encarnar uno de ellos. Pero los hay. La profesora Doris Ahumada, de la Escuela Emilia Lascar de Peñaflor, es uno de esos héroes. Señales de ese heroísmo pueden hallarse también en rincones de nuestra memoria, la de épocas escolares, por ejemplo, cuando intuíamos el esfuerzo de los profesores para conseguir que se concretara el paseo a Valparaíso donde conoceríamos el Aquiles, el único barco que abordamos con brillo en los ojos. O en el ajetreo previo a la muestra de baile, el único momento de la vida en que los aplausos nos hicieron pensar que éramos diestros bailarines. Y si estrujamos un poco más los recuerdos, con valentía tendremos que recordar aquella profesora que nos llamó aparte al darse cuenta, en medio de tantos, que no habíamos tenido para comer. Tarea de cada uno es atreverse a recordar esas muestras de heroísmo con que fuimos beneficiados. Porque reconocer el heroísmo nos hace bien, nos conduce a una vida más amable, mejora nuestra convivencia y nos permite preguntarnos si dentro de nosotros hay cabida para ser héroe, aunque sea una vez en la vida.

Rodolfo Silva
Paine, noviembre de 2017

“Música para la integración” en el Concierto Dominical de noviembre

Nos es muy grato invitarlo al concierto “Música para la integración“, iniciativa enmarcada en el Ciclo Conciertos Dominicales, que ofrece cada mes la Corporación Cultural Nuevo Horizonte de Paine.
El evento será el próximo domingo 5 de noviembre a las 12.00 horas en el Teatro de Paine y considera la participación de la Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte y la Orquesta para la Integración, conformada esta última por inmigrantes, en su mayoría venezolanos.

Uno de los fenómenos más significativos de esta década es, sin duda alguna, el de las migraciones, cuyos efectos no son solamente visibles aquí en Chile, sino en el mundo entero, transformándose en un tema que debaten hoy los líderes mundiales.

Para la Corporación Cultural Nuevo Horizonte este no es un asunto ajeno, especialmente porque concierne a niños y jóvenes. Surge así la aspiración de integrar a la comunidad extranjera residente en Chile con el fin de transformarnos en un punto de encuentro entorno a la música, aquí, en Paine, en el Corazón de Chile.

Se produce así una natural coincidencia entre la Corporación Cultural Nuevo Horizonte y el “Proyecto de Desarrollo Multicultural y Educativo: Música para la integración”, impulsado por una agrupación de músicos profesionales venezolanos con el fin de conformar una orquesta profesional y dedicarse a la enseñanza musical en aquellos sectores con elevados niveles de vulnerabilidad en Chile.

No podía ser de otra forma: la Orquesta Sinfónica del Proyecto: “Música para la Integración” busca congregar a todos los músicos y académicos extranjeros que se encuentran radicados en el país para ofrecer sus servicios musicales y educativos en ésta, la nación que les dio acogida.

Su noble misión social y pedagógica, respaldada por una tradición de 40 años de excelencia musical, su fuerte arraigo cultural y la dura realidad que conlleva la migración,  ha permitido a  la Orquesta Sinfónica del Proyecto: “Música para la Integración” contar con el patrocinio de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y el apoyo de municipalidades como Providencia, Ñuñoa, Lo Barnechea y Santiago.

Un anticipo musical

El Concierto Dominical en Paine, convocado por la Corporación Cultural Nuevo Horizonte en los dos últimos años, tiene el honor de presentar al Proyecto: “Música para la Integración” en sus espacios. Para ello, tenemos y aun camino recorrido en conjunto: varios de sus músicos profesionales han sido profesores de la Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte y han mostrado su talento en ediciones anteriores del Concierto Dominical.

Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte

Con toda seguridad podemos afirmar que el repertorio que se escuchará ese día, una combinación de música clásica universal y música latinoamericana, despertará el espíritu de hermandad y bienestar que tanto ansiamos.

Reciba nuestra cordial invitación para acompañarnos en Paine el primer domingo de noviembre.

La invitación de Ana Vanessa Marvez, Fundadora y Directora del Proyecto: “Música para la Integración”

La invitación del clarinetista Alejandro Suárez, de México, integrante de la Orquesta Sinfónica del Proyecto: “Música para la Integración”

La invitación de Jesús Peña, Violinista venezolano, integrante de la Orquesta Sinfónica del Proyecto: “Música para la Integración”.

La entrada es gratuita, al igual que los estacionamientos situados frente al Teatro.

Ver mapa: Cómo llegar a Paine (Click para ampliar)

Una epopeya poco conocida : El Piloto Pardo

Cuando usted lea esta carta, o su hijo estará muerto o habrá llegado a Punta Arenas con los náufragos. No retornaré solo“.

En 1915, Ernest Shackleton, marino y aventurero inglés, consiguió fondos para dirigirse al Polo Sur en un barco llamado “Endurance”. Atrapado por los hielos, la embarcación fue triturada y hundida por el hielo. Con los botes salvavidas se refugia junto a sus 30 hombres en la isla Elefante, en el Mar de Weddel quedando totalmente aislados e incomunicados del mundo. En esas circunstancias, Shakleton decide salir a buscar ayuda, para lo cual preparan uno de los botes, que llamó “James Caird” en honor a uno de sus financistas de la expedición, de sólo 6,9 metros de eslora, con 6 hombres. Agregaron una tonelada de piedras en el fondo de la pequeña nave para que las gigantescas olas y los vientos no la volcaran. Recorrieron en ella 1.600 kilómetros, eligiendo como destino la isla Shettland del Sur por existir allí una estación ballenera británica y por tanto mayor posibilidad de ayuda.

Ernest Shackleton, marino y aventurero inglés.

Visité la réplica del “Caird”. Es realmente pequeño, (el original está en un museo de Inglaterra), sin duda una proeza sortear olas de 10 metros en vísperas del invierno por más de 1000 kms. Shackleton ya en tierra firme comienza a buscar ayuda.

La respuesta fue tibia en Argentina y Uruguay, mientras los marinos esperaban su llegada o la muerte en la Isla Elefante. El tiempo apremiaba. Llega a Punta Arenas y aparece su salvador : Luis Pardo Villalón “El Piloto Pardo”, (1882-1935) quién oficialmente autorizado por el mando de la Armada de Chile y acompañado de Shakleton, parte con la precaria Escampavía “ Yelcho” al rescate. La Yelcho, de sólo 36,5 metros de eslora, no tenía luz eléctrica, ni calefacción ni comunicaciones, sus marinos confiaban sólo en su Piloto para sortear los vendavales, los hielos y enormes olas del mar abierto, máxime cuando el invierno se acercaba. El 3 de Septiembre de 1916 el bravo Piloto Pardo llega Punta Arenas con todos los rescatados sanos y salvos, a los que libró de una muerte segura.

Réplica del “James Caird”

La noticia recorrió el mundo, Chile estaba en primer plano de la prensa mundial. El gobierno inglés le ofrece una suma de 25.000 libras esterlinas de recompensa al piloto Pardo. Este las rechaza diciendo: “Sólo cumplí con mi deber de marino Chileno”. El honor más grande para él fue que su hazaña se anotó e incorporó en su Hoja de Vida Funcionaria y leída en la Orden del Día de todos los barcos e instalaciones de la Armada de Chile a lo largo del país. El resto estaba de más.

Para mejor conocer al Piloto Pardo y sus sentimientos, se expone la carta que deja a su padre al partir al peligroso rescate:

“La tarea es grande, pero nada me da miedo: soy Chileno. Dos consideraciones me hacen hacer frente a estos peligros: salvar a los exploradores y la Gloria de Chile. Estaré feliz de lograr lo que otros no. Si fallo y muero, usted deberá cuidar de mi Laura y de mis hijos, quienes quedarán sin sostén ninguno a no ser por el suyo. Si tengo éxito habré  cumplido con mi deber humanitario como marino y como chileno. Cuando usted lea esta carta, o su hijo estará muerto o habrá llegado a Punta Arenas con los náufragos. No retornaré solo. Lo abraza Luis”.

El Piloto Pardo

En su recuerdo, siempre una Nave de la Armada lleva su nombre.
El Piloto Pardo se acoge a retiro y se jubila 3 años después, con la satisfacción del deber cumplido. En cuanto a Shakleton, con posterioridad a su fallida exploración organizó otra, muriendo de un ataque cardíaco en medio de ella. Está sepultado en las Falklands.

Agradecemos esta contribución que nos hiciera llegar don Marcelo Elissalde, Consejero Nacional Instituto O’Higginiano de Chile.