INICIO

Ensamble Bartok – Conferencia y concierto con obras de compositores emigrados a Chile

Quienes no somos músicos, pero sí melómanos, inevitablemente pasamos por un momento de insatisfacción cuando nos preguntamos por la creación musical chilena. (Pienso principalmente desde la posición de los jóvenes que comienzan a interesarse en la música y en aquellos que lo harán en los próximos años). Llegamos a pensar que nuestro país no alcanzó a contar con músicos universales; no tuvimos un Mozart o un Chopin chileno (y parece que, a estas alturas, tampoco tendremos uno). Escuchamos a  Soro, Allende, Orrego Salas, pero la cantidad de obras nos parece insuficiente. ¿En qué ocuparon su tiempo nuestros músicos durante el siglo XX? La pregunta queda en el aire mientras nos volvemos al barroco o al romanticismo, donde hay una cantidad de obras suficientes para pasarnos la vida deleitándonos. Así lo hacemos, deteniéndonos en la línea del tiempo cuando llegamos a Debussy o Stravinsky. Sabemos que con ellos la música cambió, que allí hay una frontera. No encontramos, sin embargo, quien nos de explicaciones, alguien que nos impulse a saber qué pasó después de esos dos inmensos autores. Preguntarse por Schoenberg se convierte, claro está, en un cuestionamiento de especialistas. Finalmente nos conformamos con una explicación bastante razonable: después de Debussy surgió la música contemporánea, una música “rara”, un tipo de música cuya tradición está en formación y que es rehuida incluso por algunos músicos de profesión. ¡Habrá que esperar a que sea una tradición asentada para escucharla!, pareciera ser la respuesta final. Y volvemos al barroco y al romanticismo.

En esto pensaba la tarde del viernes, momentos antes de que comenzara la “Conferencia y concierto con obras de compositores emigrados a Chile”, presentada por la Academia Chilena de Bellas Artes en el Salón de Honor del Instituto de Chile. A cargo de la incansable Valene Georges, el Ensamble Bartok interpretó una muestra del trabajo realizado por los creadores musicales del siglo XX. ¡En esta maravilla han estado trabajando nuestro músicos!, me digo con satisfacción.

Valene Georges

Durante más de una hora el Ensamble Bartok interpretó con maestría el siguiente programa:

Describir las emociones que esa música provoca es inútil e insuficiente: hay que escucharla en directo. Baste con decir que, al igual que la música “clásica”, esta tiene sus propios medios de persuasión, su propio lenguaje, directo, irresistible, libre, con otras formas de intensificación de la expresión musical, encaminado, apostemos, a una indiscutible universalidad. Requiere, eso sí, un espíritu de apertura hacia lo nuevo, hacia lo moderno, hacia lo que significará un cambio. En consecuencia, solo se puede recurrir a la que debiera ser una misión de todos: llevar esa música a los más jóvenes, incluirla en la llamada “formación de audiencias”, contribuir con determinación al florecimiento  de una tradición, para extenderla y llevarla a todo aquel que se interese en la música. Adquiere, entonces, mucho sentido la recomendación que hace algunos años nos hiciera del maestro Miguel Letelier: “Las orquestas juveniles debieran conocer la música contemporánea, porque esa será la música que escucharán en pocas décadas más”.

Algunos breves comentarios que surgieron durante la presentación:

Destacadísimo el trabajo del Ensamble Bartok, que por más de treinta y cinco años ha combinado composición, poesía e interpretación con excelencia, lo que lo convierte sin duda en la agrupación más importante de Latinoamérica en su género, si no en el mundo.

¿Qué sería de la música chilena si no hubiera personalidades como Valene Georges que, espada en mano, abren los caminos de la música con tenacidad, liderando una agrupación que es un punto de referencia para los músicos más jóvenes?

Fue sorprendente, por lo poco común, reconocer entre el público asistente a destacadísimos maestros, como Fernando García, Cecilia Cordero, Luis Merino y el violoncellista Eduardo Salgado, ex integrante del Ensamble Bartok.

Dejamos a continuación algunas imágenes de la cita, así como un breve video publicado por la Academia Chilena de Bellas Artes.

Rodolfo Silva
CCNH Paine
Paine, enero de 2019

El Ensamble de Nuevo Horizonte participó en el Nido Chamber Music Fest 2018

El Festival de Música de Cámara organizado por el colegio Nido de Águilas, en Santiago, fue un valioso encuentro, que también contó con clínicas a cargo de músicos profesionales, convirtiéndose en una de las actividades importantes del año para el Ensamble conformado por un grupo de músicos de la Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte.

Nuestros músicos tuvieron una experiencia de crecimiento social y artístico que difícilmente podrían obtener de otro modo. Los organizadores, por su parte, pusieron a nuestra disposición una inmensa amabilidad y profesionalismo.La inauguración incluyó la presentación de músicos internacionales y la bienvenida de 6 profesores que estuvieron a cargo de clínicas. La profesora de nuestros músicos fue Milica Bajic, de Serbia.
En el encuentro que reunió cerca de 150 jóvenes músicos y duró dos días participaron las siguientes agrupaciones:
Trío de Cuerdas de la Orquesta Escolar Latinoamericana, Ensamble de Vientos de Lo Barnechea, Mozart Trío, Liceo Alberto Hurtado, Cuarteto Blu, Orquesta Instituto Alonso de Ercilla, Ensamble Colegio Nazaret, Conjunto Instrumental Weston Academy, LEA Trío de Vientos, LEA Sexteto de Guitarras, LEA Cuarteto Pachelbel, Ensamble Nuevo Horizonte de Paine.

 

“Protección de niños y niñas en Chile” en el ciclo de charlas multitemáticas “Se piensa en Paine”

La segunda charla multitemática del mes de octubre estuvo dedicada a la infancia.
De este modo avanza el ciclo de charlas “Se piensa en Paine”, que la Corporación Cultural Nuevo Horizonte ofrece gratuitamente a la comunidad painina.

En Chile, al igual que en otros países del mundo existe un alto porcentaje de niños y niñas que requieren la protección de sus derechos esenciales.
Tanto el Estado de Chile, como organismos colaboradores de éste, desarrollan variados esfuerzos para lograr proteger y reparar las distintas vulneraciones a las que están expuestos los niños y niñas de nuestra patria y que se encuentran en riesgo en todos los ámbitos de su desarrollo.

 


Sin embargo, todos estos esfuerzos, hasta hoy, no han logrado disminuir y/o cambiar la cruda realidad de miles de niños/a que se encuentran en el sistema de protección en Chile.
En esta charla/taller tiene como intención y osadía proponer una reflexión acerca de la participación y protagonismo de la sociedad civil, en general, y las familias involucradas en particular. El propósito es que los afectados se visualicen como sujetos de derechos y no como objetos de medidas, porque en último término en ellos y ellasrecaerá la responsabilidad última de cambio, principalmente en todo aquello que comprometa su vida, sus relaciones y su futuro.

Betzabé Cabrera, psicóloga con 30 años de experiencia en el área social y de infancia. Ex miembro de la primera red de infancia en Chile, ex – integrante del equipo de constitución de la 1era. Ley de Violencia Intrafamiliar y de la conformación de los actuales Tribunales de Familia. Perito en asuntos de familia.

“Neurociencias aplicadas” en el ciclo de charlas multitemáticas “Se piensa en Paine”

En el mes de octubre continuó el ciclo de charlas multitemáticas gratuito titulado “Se piensa en Paine”, organizado por la Corporación Cultual Nuevo Horizonte. Esta vez con “Neurociencias aplicadas”, a cargo de los especialistas Paulina Labra y Yury Bernales. ¿De qué trató esta interesante charla? Reproducimos aquí algunas láminas de la presentación.

La neurociencia es la disciplina científica que estudia el funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso. Su aporte principal es brindar explicaciones biológicas de determinadas funciones como la conducta, emociones y del proceso de aprendizaje en términos de actividades del encéfalo.

Así como interactúan las redes neuronales y como se pueden abordar problemas específicos, solucionándolos desde diversos ámbitos.

El cerebro del niño al nacer comienza a desarrollarse, una etapa que dura 6 años, es una página en blanco que completará con sus experiencias de vida. Construimos el cerebro con lo que hacemos y también con lo que pensamos ya que el cerebro procesa imágenes como si fueran hechos.
La clave es combinar atención, memoria y concentración. Los lóbulos frontales seleccionan, pero el problema es sostener la atención, y desconectar o bien enfocar un área en específico y no en otras. El cerebro humano equivale a aproximadamente a 1.200 millones de computadoras.

Asimismo, la alimentación saludable orientada al desarrollo y mantención del cerebro, en conjunto con la gimnasia cerebral y los aportes de la neurociencias, pueden colaborar a la formación de personas más resilientes, con mejor desarrollo de sus habilidades de vida, más felices, más sanas.

La charla “Neurociencias aplicadas”, pretende llamar la atención sobre nosotros mismos, a contemplarnos, evaluar nuestra calidad de vida y desde allí comenzar a aplicar un nuevo paradigma que nos ayude a crecer como personas. Es una propuesta que ofrece posibilidades, con la esperanza de aportar hacia un mundo mejor.

Paulina Labra Ballesta es Nutricionista, Diplomada en Promoción de la Salud, Trabaja en la Junta Nacional de Jardines Infantiles. Sus especialidades profesionales son la Docencia, Asesorías técnicas en materias afines a su profesión, y la promoción de estilos de vida sana.

Yury Bernales Contreras es Ingeniero; Asesor en Comunicaciones; Magíster en Neurociencias, Licenciado en Terapias y Salud Integrativa, Maestro Reiki, Terapeuta Reflexólogo, Brain Gym; se desempeña como profesor en la Universidad de Los Lagos de la asignatura Comportamiento Humano. Es también uno de los fundadores de la Corporación Cultural Nuevo Horizonte.

Ambos profesionales desarrollan capacitaciones para la formación de habilidades para la vida, neurociencias y alimentación saludable.

 

Encuentro de Orquestas en el Centro Cultural de Colina

Felicitaciones a las orquestas participantes: Monte Tabor y Nazaret, Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte de Paine y Orquesta Juvenil e Infantil de Colina.

“Tenemos como propósito acercar a los niños a través de la música, para que se conozcan gracias a esta y compartan experiencias (…) no es un encuentro competitivo, es un evento en donde pueden escuchar a los demás, equivocarse, ver cómo progresan y así notar los resultados donde es necesaria la perseverancia y el respeto”, señaló José Molina, coordinador de la Orquesta Infantil y Juvenil de Colina.

La dinámica de este evento, que se realiza cada mes de noviembre, involucra un concierto por parte de cada orquesta, luego de un tiempo de ensayo in situ y un compartir entre estudiantes y profesores durante el desayuno y el almuerzo.

“Para nosotros esta invitación es importante porque sacar a los niños de Paine siempre es algo nuevo para ellos (…) y están súper contentos de salir de la ciudad, conocer otros músicos (…)  Cuando suceden estos encuentros se amplía la red de contactos a nivel musical y se hacen amistades”, afirma Juan Flores, director de la Orquesta Nuevo Horizonte de Paine, encargada de interpretar un arreglo de “Aleluya”, pieza de la obra El Mesías, de Georg Friedrich Handel, el “Minueto en Sol Mayor”, de Johann Sebastian Bach y “Sarabande”, también de Georg Friedrich Handel.

Mientras que para Eduardo Browne, director y fundador de las Orquestas del Colegio Monte Tabor y Nazareth, la participación en este encuentro significa “juntar el mundo de las orquestas juveniles que además de la belleza de la música es un momento de encuentro (…) aquí todas las orquestas ganan porque no venimos a competir sino solo a compartir (…) muchos de los niños están fascinados por el hecho de venir a tocar a Colina”.

La Orquesta del Colegio Monte Tabor y Nazareth interpretó piezas barrocas de Handel y de Bach, así como temas característicos del folklore francés. Por su parte la Orquesta Infantil y Juvenil de Colina incluyó en su repertorio “Danza ritual del fuego”, pieza de la obra “Amor Brujo” de Manuel de Falla, “Recuerdame” de la película animada Coco y “Do Re Mi” del film La Novicia Rebelde.

Agradecemos a nuestros anfitriones, José Molina (coordinador) y Guillermo Rojas, así como a los profesores y respectivos Directores de Orquesta.

Concierto Dominical de noviembre

Muy bien resultó el Concierto Dominical de noviembre en Paine.
Cuarenta jóvenes músicos se reunieron, las orquestas Nuevo Horizonte y Liceo Chiloé, para interpretar un variado repertorio. Provechoso porque permite intercambiar la experiencia musical, incluyendo el cambio temporal de Director.
Valioso para Paine porque conciertos como este dan la oportunidad de aspirar a ser buenos anfitriones y ofrecer Paine como un lugar para visitar.

El dúo de los hermanos Labra, violín y ukelele, fue toda una novedad, con una interpretación limpia que logró establecer una buena comunicación con el auditorio.

El quinteto de vientos “Alborada” fue sin duda un buen obsequio para el centenar de asistentes al concierto, con música que incluyó parte del repertorio interpretado por el quinteto en su reciente visita a la Universidad de Pittsburgh en Estados Unidos: Haydn, en lo clásico, Quinta sinfonía en Bosa Nova, entre lo novedoso y Violeta Parra y Tico Tico en lo latinoamericano. Sus integrantes: Luis Peña – Flauta, Giovanni Cabrera – Oboe, Nelson Muñoz – Clarinete, José Ramírez – Fagot, Ángel Calderón – Corno. ¡Felicitaciones a los estupendos embajadores musicales!

 

Concierto Dominical de octubre

El de octubre fue un Concierto Dominical inolvidable.
La Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte, mejor que nunca. Luego, el Cuarteto Movimientos deslumbró con su maestría y generosidad artística. Con la invitación al folclorista de Paine Marco Orellana se cumplió una antigua aspiración del Concierto Dominical: combinar la música académica con el folclore. El cierre, con la interpretación de la “Fantasía sobre temas de cueca chilena”, de Rodrigo Saldívar, dejó una invitación para recorrer un nuevo camino que se abre.

Clarinetes y canto lírico en el Concierto Dominical de septiembre en Paine

El Concierto Dominical del mes de septiembre tuvo una especial connotación por varios motivos. En primer lugar, la Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte tuvo el placer de estrenar dos obras de autores nacionales muy queridas: “La puerta del tiempo”, de Jaime Barría y “La vicuña roja”, Rodrigo Durán. La incorporación de repertorio de calidad de autores nacionales es, sin duda, un crecimiento para nuestra orquesta. En segundo lugar, tuvimos el privilegio de presentar al Ensamble de Clarinetes de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, quienes, acompañados por la cantante Marcela González Janvier, ofrecieron un estupendo concierto de variada música.

No es exageración decir con satisfacción que en Paine escuchamos a una de las mejores agrupaciones de clarinetistas con que cuenta el país, encabezada por el maestro Rubén González, importante líder de la enseñanza de ese instrumento.

Además de eso, en una combinación pocas veces vista, se unió a esta agrupación la soprano Marcela González Janvier. Ese fue otro privilegio. Baste decir que la soprano es una de las cantantes más prestigiosas del momento en nuestro país y que, días después de presentarse en Paine, fue protagonista en el montaje de El Barbero de Sevilla, en el rol de Berta, que se estrenó en el Teatro Municipal de Santiago.

El maestro Rubén González

En un plano más personal, conviene destacar que el Ensamble incluyó a tres músicos fuertemente ligados a Paine y la Corporación Cultural Nuevo Horizonte. El maestro González es painino y, luego de una larga trayectoria musical, este fue su primer concierto en Paine. Camila Figueroa, también de Paine, se inició en la Orquesta Juvenil Municipal y la concertino, Daniela Sepúlveda, comenzó su acercamiento a la música en nuestra Orquesta Juvenil Nuevo Horizonte (“Fue esta la primera orquesta en que toqué”, como dice ella).

Los beneficios que recibimos con esta presentación son inmensos y van desde el placer de escuchar música de calidad hasta contribuir al desarrollo de la música en la provincia.

Junto con eso, los jóvenes músicos de nuestra orquesta, convertidos en espectadores en las butacas del teatro, han podido contar como referencia un alto estándar de calidad, aprender normas de ejecución de instrumentos, ampliar su visión de los límites que puede alcanzar la música, despertar a la curiosidad, aumentan su ambición artística, etc.

Adiós a Víctor Alarcón, el hombre que hizo música

La partida del maestro Alarcón es una pérdida irreparable para el desarrollo de la música en nuestro país, especialmente para el del canto. Así lo han expresado autoridades y profesionales de la música. Su aporte, sin embargo, abarcó mucho más que lo propio de especialistas, conquistando a niños y jóvenes, acercando a la música incluso a aquellos que no contaban con el canto en su plan de vida. Por ese motivo,  reproducimos a continuación el testimonio de una aficionada, de una persona corriente,  que fue llevada de la mano por el maestro para adentrarse en una de las satisfacciones más grandes que es posible disfrutar.

Adiós a Víctor Alarcón, el hombre que hizo música

Por Consuelo Ferrer, Periodista

Siempre tuve la inquietud de cantar, algo que nunca hice muy bien. Hice el intento: me metí a coro en séptimo básico en un colegio de Chillán y me acostumbré a mover la boca sin emitir sonidos. Cuando cantaba, la profesora decía: Alguien está desafinando“.

Varios años después, decidiendo qué electivo tomar en la universidad, volví a encontrarme con la palabra Coro. Lo elegí, y todo lo que empezó a pasar desde entonces es algo que todavía me parece realismo mágico. Recuerdo esa primera clase, cuando el profesor nos enseñó a todos —80 o 100 alumnos— a encontrar nuestras voces y entonar una armonía. Se me erizó la piel y me costó creer que la voz que salía de mi boca —no maravillosa, no como para grabar un disco de solista, pero sí a tono— era la mía.

Salí feliz. Recuerdo que pensé en lo gratificante que debía ser la tarea de ese profesor: tomar un grupo de gente aparentemente sin talento ni instrucción y lograr que cantaran. Ese profesor, que a menudo se tapaba un oído para ordenar la música que tenía adentro antes de señalarnos el tono, se llamaba Víctor Alarcón.

Ese semestre aprendí tres o cinco canciones y fui una entre las mil voces del evento final. Fue tanta mi felicidad durante esos meses, que cuando el profesor contó que existía otro ramo que podíamos tomar después, Coro Avanzado, no lo pensé mucho y lo inscribí. La diferencia entre ambos cursos era abismal: en el segundo no nos aprendíamos una canción, sino que una obra completa, a menudo dos en paralelo, eran seis horas semanales de ensayo —a veces más— y tuve que aprender a leer música de manera rudimentaria.

Durante ese segundo semestre cantando con Vicho, me tocó acompañar en un concierto a Inti Illimani, ser dirigida por una mujer estadounidense experta en música gospel, cantar en la Catedral Metropolitana, ensayar sábados enteros en el Teatro Municipal. Fueron los meses más exigentes de mi vida, pero también en los que fui más feliz. Hasta hoy mi sonido favorito es el de los instrumentos de una orquesta afinando, antes de empezar a tocar.

Lo que Vicho hizo por mí —enseñarme a cantar, demostrarme que la materia prima está en todos y que basta con un buen director para transformarla en un instrumento— es, al final, lo mismo que hizo por miles de jóvenes y niños que pasaron por su dirección, sobre todo en Crecer Cantando. Muchos de ellos eligieron el camino de la música. A muchos de ellos los salvó de sus propias tormentas.

El domingo pasado, cinco años después de mi incursión en el mundo coral, desperté con una noticia trágica, desgarradora y sobre todo imposible de creer: Víctor Alarcón, el Vicho, había fallecido en un accidente automovilístico a algunas cuadras de Campus Oriente. Me costó varios días creerlo y creo que todavía lo estoy procesando.

Como siempre, Vicho estaba haciendo algo. Trabajaba hace meses para lograr que Santiago fuera la primera capital latinoamericana en completarlo: presentaría las 209 Cantatas de Bach, una tarea que se extendería por seis años, con diez conciertos anuales. El ciclo de 2018 había terminado el 26 de agosto y le quedaban todavía cinco años por delante.

No creo que haya sido su único proyecto y dudo que fuera el más ambicioso. Le quedaron, sin duda, muchos otros pendientes. No dejo de sentir desazón al saber que él, con su persistencia y energía, ya no estará detrás de todos ellos.

 

Se conocieron los ganadores del VIII Concurso Provincial De Artes Visuales , San Bernardo 2018

En la Sala Nemesio Antúnez de la Gobernación Provincial del Maipo se dieron a conocer el último día de agosto los ganadores del VIII Concurso Provincial De Artes Visuales, gestionado por el Departamento de Turismo y Cultura de la Municipalidad de San Bernardo.

Destacamos la importancia de este certamen que favorece la actividad artística de una amplia zona metropolitana: recibe obras de artistas de las comunas de San Bernardo, Paine, Buin y Calera de Tango.

Los galardonados en esta octava versión fueron los siguientes artistas:

Escultura
1er lugar: Mauricio Sepúlveda Badilla.
2do lugar: David Esteban Muñoz Donoso.
3er lugar: Sergio Hernán Riquelme Urbina.

Fotografía
1er lugar: Carolina Candia Antich
2do lugar: Leonardo Guajardo Portus
3er lugar: Patricio Antonio González Martínez

Pintura
1er lugar: Pablo Andrés González Chamaca
2do lugar: Germán Araos Herrera
3er lugar: Paula Andrea Novoa Fuentealba